Tiene 101 años y es tan fuerte como un roble

Don Concho Torres cumplió 101 años al lado de toda su familia

Toda la familia de don Concepción se reunió para festejarle sus 101 años. hoy/foto: Wilmer López

HOY
El señor Concepción Tórrez, no tiene un “tips” especial que revele cómo llegar a los 101 años de edad. Lo que sí tiene presente es que toda su vida se dedicó a trabajar sin descanso.

Don Concho, como le dicen de cariño las personas que lo conocen, nació el 8 de diciembre de 1916, en La Cruz de Río Grande, municipio de la Región Autónoma de la Costa Caribe Sur (RACCS).

Desde pequeño, demostró ser una persona fuerte, aprendió a salir adelante a pesar que perdió a su mamá a los 9 años de edad.

Don Concepción se crió con sus tías y otros familiares, jamás conoció a su padre. El señor Tórrez, siempre que le preguntan, se limita a hablar del tema.

“Una vez a los 17 años recuerdo que alguien le gritó a mi papá: —Pedro, aquí está Concho— solo volteó a ver, pero no sé qué cara tenía, hasta ahí no más, no volví a saber nada, solo manejo que él se “cachó” a mi mamá, y después se casó con la hermana de ella, así que ahí tengo yo esos hermanos por parte de papá”, relata.

El señor Tórrez asegura que su nombre es en homenaje a la Virgen Concepción de María, “y también un recuerdo de mi mamá”, subraya.

Generación

Don Concho se siente fuerte como un roble. Disfruta cada día al lado de sus seres queridos. HOY/FOTO: Perla Gutiérrez

A don Concho, le rodea una familia grande. Su exesposa le tuvo siete hijos. Actualmente tiene el amor de 23 nietos, 36 bisnietos y 12 tataranietos.

De acuerdo con Myron Patterson Tórrez, nieto del señor, don Concepción ha sido un ejemplo de inspiración para todos.

“Cuando yo estaba pequeño, recuerdo que lo miraba trabajar todo el tiempo, tenía una finca en Siuna, y todas las mañanas se dedicaba a cuidarla, mi papá le ayudaba, después se cruzaba a una mina a lavar oro hasta las 4:00 o 5:00 de la tarde, y por la noche se iba de guachimán (vigilante) a una compañía, solo descansaba los días domingos, su labor realmente era sorprendente”, refiere Patterson.

Nydia Yolanda Patterson, otra de las nietas, expresa que don Concho, es un señor con determinación, a pesar de la edad está convencido siempre de lo que quiere.

“Yo soy una de las nietas que está a cargo de él, todos los días sin necesidad de bastón quiere comprar sus tortillas, supongo que no le gusta estar solo sentado, a nosotros no nos gusta porque se tiene que cruzar la calle, pero es lo que él dice, la gente que lo conoce lo admira, queremos que esté con nosotros por mucho tiempo más”, recalca.

Myron Patterson How, uno de los yernos más cercanos a don Concepción relata que su cariño por él es enorme porque a través de su persona, mantiene vivo el recuerdo de su esposa.

“Ella murió hace 14 años, pero el carácter y la fortaleza de mi suegro la tenía ella”, manifiesta.

Don Concepción trajo al presente una de las aventuras más extraordinarias que pasó al lado de su yerno.
“Estábamos pescando de noche, y lo mordieron unos camarones, pegó un grito muy fuerte, pero esa vez, atrapamos 72 (camarones), esa escena tiene aproximadamente 40 años”, revive muy feliz don Concepción.

Este carismático señor, quien aduce que está en perfecto estado de salud, agradece a Dios todo el amor que le ha dado a través de su familia.

“Yo quiero llegar a los 102 años, ojalá así sea, por el momento voy a disfrutar de todo lo lindo que me rodea”, recalca.

Amor único
Connie Patterson Tórrez, nieta de don Concepción, menciona la importancia de cuidar a los abuelos.

“Ellos son muy importantes, son una fuente de sabiduría y amor, las personas a veces los van a dejar a los asilos porque les estorban, pero no debe de ser así, no sabemos hasta cuándo van a estar con nosotros, lo mejor es aprovecharlos y estar con ellos el tiempo que Dios quiera”, subraya.

 

...

Notas Relacionadas