Las personas que padecen cardiopatías pueden tener relaciones sexuales

Los problemas del corazón no son una limitante para el disfrute de las relaciones sexuales

HOY/Foto: thinkstockphotos.com

HOY

El corazón es como una bomba, tiene cuatro cavidades y cuatro válvulas. Las válvulas son como las puertas de una casa que se abren y se cierran constantemente.

También tiene un sistema eléctrico, encargado de la estimulación y contracción del órgano, permitiendo de este modo que la sangre sea bombeada por el cuerpo entero.

Cuando todo esto funciona a la perfección no hay riesgos de alguna cardiopatía (cualquier enfermedad del corazón), pero, si algo falla, el atentado contra la vida es inminente.

Muchas veces escuchamos que a las personas con problemas cardíacos se les recomienda no exponerse a emociones intensas o actividades físicas fuertes.

Esta teoría de prevención por supuesto incluye las relaciones sexuales, solo que en los consultorios, los pacientes no hablan abiertamente del tema a su doctor por pena o desinformación.

Para el cardiólogo Justo López Fernández, es del todo cierto que las personas con padecimientos cardiovasculares deben tener sumo cuidado durante el coito.

“Es algo con lo que deben aprender a vivir, pero no será arriesgado si el enfermo está controlado por medicamentos especiales”, refiere.

El experto advierte que el individuo no medicado está propenso a recaer y descompensarse debido a la intensidad de las emociones, el ritmo y la frecuencia.

“Todo dependerá del tipo de mal, las condiciones son distintas para cada persona, pero las recomendaciones siempre serán similares… hay que cuidarse”, indica.

Hipertensos

HOY/Foto: thinkstockphotos.com

La presión arterial es una medición de la fuerza ejercida contra las paredes de las arterias a medida que el corazón bombea sangre al cuerpo. Hipertensión es el término que se utiliza para describir la presión arterial alta.

Según López Fernández, la hipertensión es el problema de salud que más dificultades le causa al hombre durante el acto sexual y peor aún porque quienes lo padecen actualmente son jóvenes que están en la plenitud del deseo.

El caso más frecuente es la disfunción eréctil. Este problema se atribuye a la ingesta de medicamentos correctivos.

Pero, con base en los conocimientos del cardiólogo, hoy día los antihipertensivos son vasodilatadores y no atrofian la rigidez y firmeza del órgano viril como los fármacos en el pasado.

“Ellos más bien se encargan de abrir las arterias y esto es provechoso porque posibilitan la ampliación de las arterias del pene, eso quiere decir que mejorará la parte eréctil”, manifiesta.
En la mayoría de los casos, no es la función física la que limita a la pareja durante el acto sexual sino la psíquica, según el médico, es normal que sientan miedo a la entrega y a excitarse, por tanto practican a toda costa la abstinencia.

Si pueden

HOY/Foto: thinkstockphotos.com

El deseo erótico y sexual siempre va a existir; es un impulso y una necesidad inherente al ser humano y ninguna cardiopatía podrá erradicar tal antojo.

López Fernández sí recomienda el coito, pero también aconseja la consulta previa con el facultativo. Asimismo, considera oportuno tratar en torno al tema cuando el paciente ha sufrido infartos o ha sido intervenido quirúrgicamente.

“Estas personas sí pueden bajar su rendimiento… pero pese a eso ¡disfruten! solo tengan en cuenta lo siguiente: la persona afectada debe realizar el trabajo pasivo en las relaciones, debe tener una posición cómoda y su pareja saludable ocupará el papel proactivo e ingenioso”, precisa.

Avisos

HOY/Foto: thinkstockphotos.com

Una persona en reposo y con un corazón estable tiene palpitaciones que oscilan entre los cincuenta y cien por minuto.

Las relaciones sexuales son actividades de rendimiento físico. El desgaste que se produce es similar al que se siente cuando se practica un deporte, por tanto los latidos aumentan, y si se tiene un antecedente cardiópata hay que saber hasta dónde llevar la intensidad.

“Durante el acto es lógico que haya un incremento en las pulsaciones debido a la carga energética y emocional, es parecido a cuando estamos corriendo, puede llegar a 150 o 160 por minuto, hasta ahí es normal”, puntualiza.

Informa que cuando se rebasa esa barrera la persona puede empezar a sentirse mal y eso es un aviso del cuerpo.

“Uno tiene que monitorearse, eso le digo a mis pacientes, no esperen llegar al final, cuando ya sienten desvanecer, actúen antes, deténganse con anticipación”, evoca.

De igual manera, alerta que si mientras ocurre la agitación corporal se siente un dolorcito minúsculo en el pecho y luego aumenta hay que suspender la acción. “Esto es un aviso directo, se llama angina de pecho y ocurre cuando no hay suficiente irrigación sanguínea al músculo cardiaco. Uno conoce sus límites, sean considerados con ustedes mismos”, concluye.

El acto sexual en la tercera edad
HOY/Foto: thinkstockphotos.com

El sexo durante la senectud de la vida no debe verse como algo prohibido. Lo único que puede contraindicarlo es el diagnóstico de un médico. En el caso de los padecimientos cardíacos, no todos los problemas son los mismos, por tanto las censuras varían para cada paciente.

Según el cardiólogo Justo López Fernández, si la persona está controlada con medicamentos y no se excede en el acto todo irá bien. Pero, si pierde el control y hace desmanes es posible que su mal se active. Otra de las menciones que hace el médico es que en estas edades los señores usan viagra para potenciar el deseo y la rigidez de sus penes.

La ingesta constante de esta fórmula puede perjudicar el estado de las personas con enfermedades del corazón.

“Yo no puedo prohibirla, pero sugiero a estos varones que no la tomen en compañía de las medicinas contra cardiopatías, a veces no es la viagra la que mata sino el choque de químicos”, indica.

Lo aconsejable —según López Fernández— es consultar al especialista.

”No se expongan al peligro. Jóvenes y señores deben dejar la pena a un lado y preguntar todas esas dudas en torno al sexo y el corazón”, aclara. El cardiólogo atiende en Farmacia y Clínica Metrocentro, costado este Hispamer Central. Para previa cita llame al: 8883-2882

Beneficios del sexo para el corazón
HOY/Foto: Internet

Mantener relaciones sexuales es bueno para la salud cardiovascular por varios motivos: Disminuye la presión arterial, activa la circulación sanguínea y dilata las arterias, etc.

Por otro lado, durante la fase preliminar y de excitación, el organismo libera testosterona y DHEA (dehidroepiandrosterona), que actúan protegiendo el músculo cardiaco.

Hay que destacar que la mejora de la circulación junto a la sensación de felicidad provocada por la secreción de estas hormonas ayuda a fortalecer el músculo y prevenir infartos.

La contraparte asevera que las personas que no tienen una vida sexual satisfactoria corren un mayor riesgo cardiovascular y es posible que presenten cuadros de estrés recurrentes.

...

Notas Relacionadas