Celebre estas fiestas de diciembre con sumo cuidado

En estas festividades de fin de año, prevenga accidentes con la pólvora

HOY/Foto: Internet

HOY

El 7 de noviembre durante una celebración partidaria en El Jicaral, municipio de León, aconteció una tragedia: Darling Oneyda González, de seis meses de nacida, resultó con quemaduras en el 34 por ciento de su cuerpo a causa de una explosión pirotécnica.

Por su gravedad, la niña fue llevada a la Unidad de Quemados del Hospital Metropolitano Vivian Pellas, en Managua, donde batalló por 19 días.

“Vino entubada, nosotros la conectamos a un ventilador mecánico, ella ya tenía un problema pulmonar. Comenzamos a tratarla, pero al final el germen que contaminó sus vías respiratorias le ocasionó una hemorragia y murió”, señaló Mario Pérez, director médico de la Unidad de Quemados de la Asociación Pro Niños Quemados de Nicaragua.

El cuestionamiento es el siguiente: ¿Por qué una niña pequeña estaba en el lugar de la explosión?
La causa —según el especialista— estriba en la ignorancia y el descuido absoluto, que debería ser castigable por no cumplirse a cabalidad lo que dicta la Ley 510, especial para el control y regulación de armas de fuego, municiones, explosivos y otros materiales, entre ellos la pólvora; la más usada en esta época de purísimas, Navidad y fin de año.

De acuerdo con el doctor Pérez, hasta la fecha Aproquen contabiliza cinco niños quemados por pólvora.

“De ese grupo ya existe una fatalidad, el fallecimiento de la niña de El Jicaral, los otros infantes permanecen estables y en recuperación”, refirió.

Asimismo comparó que en el 2016, la cantidad de quemados por pólvora fue mayor. “En un mes hubo 33 afectados, ojalá este año finalicemos sin más víctimas”, espera.

Causalidades

HOY/Foto: Internet

En Nicaragua, es común que los líderes familiares salgan diariamente de la casa a trabajar y los niños queden bajo la vigilancia de sus hermanos mayores o una persona de la tercera edad. Esto permite, según Pérez, que los pequeños tengan más libertades y accesos a la pólvora.

“Ellos con sus moneditas van a la venta a comprar triquitracas. Otras veces los abuelitos y demás familiares se las facilitan”, dijo el experto.

De igual forma, aseveró que el único consejo que puede darle a los padres es no poner en las manos de sus hijos estos explosivos.

“Recuerden que ellos no poseen la conciencia, ni los mecanismos de defensa para evitar tragedias, hacen las cosas descuidadamente”, subrayó.

Otra de las recomendaciones es que cuando los adultos quemen pólvora, eviten dejar la basura expuesta. Lo mejor es mojarla o enterrarla.

“En sus búsquedas hurgan entre los restos de pólvora y cuando encuentran las bombas que no lograron incendiarse las queman a escondida, otro peligro es que durante la revuelta se abrasen las manos o algún cachiflín les explote en la cara, no los dejen jugar con la basura jamás”, aconseja.

HOY/Foto: Internet

Ante una quemadura por pólvora hay cosas que pueden hacerse y otras no. El doctor Pérez menciona:
1. No correr cuando la ropa se prende, pues el aire ambiente avivará el fuego. Lo mejor es calmar las llamas con una sábana.

2. No drogar al niño para mitigar el dolor. Buscar que el afectado siempre esté despierto.

3. No explotar las ampollas, porque eso es tarea del facultativo.

4. No usar condimentos de cocina, solo agua durante 30 minutos o más.

La Unidad de Quemados tiene una línea directa (22760888) y está abierta las 24 horas del día.

Recomendaciones a tomar
HOY/Foto: Internet

Carlos Artola, capitán de la Dirección General de Bomberos de Waspam Norte, recomienda a las familias no almacenar pólvora en las viviendas.

“Hay gente que compra cohetes, cargacerrada y las tienen guardadas para los días fuertes. Por ejemplo hoy, día de la Gritería. Eso es peligroso, por el calor, una chispa. Esto puede provocar incendios y quemaduras graves”, advierte.

También sugiere no permitir que los niños menores de edad manipulen ningún tipo de pólvora. “Tienen que estar en supervisión de un adulto”, apunta.

Otra recomendación importante del capitán es no dejar que los niños se metan las triquitracas a los bolsillos, al mismo tiempo que los fósforos.

“Esto es un error porque la fricción prende la mecha de la bomba”, refiere. Para los vendedores La Dirección General de Bomberos de Nicaragua exige a los vendedores de pólvora mantener sus extintores y sus barriles con agua, por cualquier percance.

Tampoco es prudente venderle pólvora a personas en estado de ebriedad.

”Algo que no deben admitir es la prueba de cohetes cercanos a los tramos, tampoco dejen que los vehículos se estacionen cerca, la distancia prudencial es cinco metros de tramo a tramo y hasta diez metros con los carros”, enfatiza Artola.

Finalmente, manifiesta que si la tragedia está en desarrollo lo único que queda es resguardar la vida. ”Es mentira que van a detener el fuego o las explosiones, aléjense rápido y llamen a la unidad de bomberos más cercana, no intenten sofocar las llamas”, concluye.

...

NOTAS RELACIONADAS