Suyén González, la víctima 50 de los femicidios en Nicaragua

Temía que su abuelo muriera sin poderse despedir, antes de irse a trabajar lo visitó y en la noche un vigilante la asesinó a balazos

HOY

Antes de morir, Suyén Massiel González Saravia fue a ver a su abuelo materno, quien tiene una grave enfermedad. No quería quedarse con el pesar que falleciera sin haberlo visitado. Luego se dirigió hacia su centro de trabajo.

En la noche, la familia de esta joven de 20 años, de oficio estilista, recibiría la noticia de que había muerto a balazos.

González Saravia se convirtió en la primera mujer asesinada este mes y la víctima número 50 de femicidio en Nicaragua.

Femicidio
Suyén Massiel González (q.e.p.d) HOY/Reproducción: Wilih Narváez

La joven dejó en la orfandad a un niño de 4 años y, con él, suman ya 85 huérfanos producto de la violencia machista.

Esta cifra alarmante se suma al último dato revelado por la organización Católicas por el Derecho a Decidir (CDD) de casos registrados entre enero y noviembre de 2017.

El cobarde ataque ocurrió a eso de las 7:30 p.m. del lunes en el kilómetro 7 de la Carretera a Masaya, en el parqueo de un centro comercial.

“El señor Óscar Alberto Berríos, de 25 años, trabajador de una empresa de seguridad (cuidaba un banco), tuvo una visita de su novia, tuvieron una discusión y luego este disparó el arma que portaba, un revólver calibre 38”, explicó esa noche el comisionado mayor de la Policía Nacional, Sergio Gutiérrez, segundo jefe de Managua.

El femicida se había dado a la fuga, pero fue capturado a los 45 minutos en las cercanías de una iglesia evangélica. Habría hurtado el celular de la víctima y supuestamente las autoridades encontraron en el móvil una conversación de ambos.

HOY/Foto: Wilmer López

Revisiones

Rosario Murillo, vicepresidenta designada por el Consejo Supremo Electoral (CSE), en su habitual comunicación de mediodía ante medios oficialistas, se refirió a este caso que fue tipificado como femicidio por la Policía Nacional.

“Un vigilante que cuidaba un espacio comercial, discutiendo con su compañera, ambos muy jóvenes, y desgraciadamente le disparó con su arma de reglamento como vigilante”, afirmó Murillo.

“Parece que eran problemas de pareja, pero no hay absolutamente ninguna justificación para este crimen”, condenó la funcionaria.

Asimismo dijo que por orientaciones del presidente que “la Policía revise si se está cumpliendo con las normativas, con los requisitos para permitir la portación de armas a vigilantes”.

Consternados

Femicidio
Una tía y abuela materna de Suyén Massiel González se abrazan y lloran amargamente, al momento que la carroza fúnebre ingresaba al Instituto de Medicina Legal (IML). HOY/Wilih Narváez

Los familiares de la víctima están consternados por este crimen. Suyén supuestamente recibió cinco disparos, pero esto no ha sido confirmado por la Policía Nacional.

La familia de la joven incluso niega que ella haya tenido alguna relación con el vigilante Óscar Alberto Berríos.

La joven habitaba en la comarca Las Jagüitas. Tenía casi seis años de convivir con el expolicía Byron Antonio Medrano, de 26 años, con quien procreó su único hijo.

“Siempre vivían juntos, nunca se separaron. Era una chavala formal, seria. Nosotros estamos consternados de que dicen eso (relación con el vigilante)”, expresó Iván Medrano, suegro de la víctima.

Aseguró que la joven salía de su casa a eso de las 7:30 a.m. y regresaba a las 8:00 p.m. Ella trabajaba a unos 50 metros de donde fue asesinada.

HOY/Foto: Wilmer López

La noche del lunes el cuerpo de la víctima yacía tirado en el suelo. Su pecho y rostro estaban ensangrentados. Byron Medrano, impotente, lloraba por la muerte de su pareja y quería acercarse al cadáver, pero era sostenido por policías para que no lo hiciera.

Él fue quien se dedicó a dar todas las vueltas para la vela de su pareja. Primero se tenía previsto que sería velada en la casa de una tía, pero el joven después decidió llevarla al cuarto donde convivía con Suyén.

Además utilizó un lenguaje agresivo al percatarse de la presencia de los periodistas.

La joven era originaria de Malacatoya, Granada, donde hoy será sepultada.

“Ella era tranquila, no contaba casi nada de lo que ella hacía afuera, se dedicaba a trabajar”, expresó Henssly Bermúdez, prima de la occisa.

El femicida permanece tras las rejas de la Dirección de Auxilio Judicial Nacional (DAJ), conocida como El Chipote.

Se apoyaban
Byron Medrano, pareja de la occisa, hace dos años escapó de la muerte. Él iba como pasajero de una motocicleta que conducía su primo Douglas Medrano, quien falleció en el accidente.

Byron resultó con sus piernas fracturadas. Según familiares de Suyén González, durante ese tiempo ella apoyó bastante a su pareja.

Femicidio
La joven murió al recibir disparos. Preliminarmente se conoció que fueron cinco. HOY/Wilih Narváez

...

NOTAS RELACIONADAS