La primera opción para explotar el talento de Dalila Rugama fueron las pruebas de fondo

“Cuando vi el talento de Dalila, le dije que si entrenaba como debe ser le daría la vuelta al mundo”, afirma el entrenador Héctor Vanegas

Hector Vanegas y la atleta de lanzamiento de jabalina Dalila Rugama

Foto HOY / Carlos A. Montealto

HOY

Los 1,500 metros planos fue la primera opción que vio el entrenador Héctor Vanegas para explotar el potencial de Dalila Rugama y aunque el voleibol también fue otra opción, al final la jabalina fue el implemento que decretó su unión, la que se ha extendido por 17 años.

De primera mano Vanegas ha vivido los triunfos y sufrimientos de Dalila, en una relación que hoy en día es más la de un padre con su hija, que la de un entrenador con su atleta.
Por eso la noticia de que Dalila fue designada como la abanderada de la delegación de Nicaragua para los Juegos Centroamericanos de Managua 2017, fue recibida por Vanegas como la consagración de años de esfuerzo y sacrificio.

El inicio

El encuentro entre ambos se produjo hace 17 años, cuando Dalila ingresó a estudiar cuarto año en el Colegio Bautista de Managua.
“Yo fui guía de Dalila, cuando me presente ante los alumnos, los invité a practicar atletismo. Dalila me manifestó que ella quería entrenar, le hice un sin número de pruebas para ver su potencial y marcó bueno en todas”, recordó Vanegas.

 

“Pensé que podía ser una buena fondista, que podía destacar en los 1,500 planos, como era menudita y tenía más resistencia que todas las demás. Probamos en otras pruebas hasta que llegamos a la jabalina y en la que ella de entrada tiró arriba de 18 metros, cuando yo vi eso le dije: mire, si usted entrena conmigo como debe ser, usted va a conocer muchos países, le va a dar la vuelta al mundo”, recuerda Vanegas.

El tiempo le dio la razón a Vanegas, aunque el tiempo también le dio otras opciones a Dalila para explotar su talento deportivo.

“Hubo una época que Dalila prefirió practicar voleibol. Me imaginé que ella quería practicar otro deporte, por el ambiente que hay en un equipo. Pero regresó decepcionada del equipo de voleibol, porque lo que menos hacían era entrenar y ella siempre fue bien disciplinada, así que no le pareció”, comentó Vanegas.

A nivel de Bolt

De ahí en adelante, la jabalina fue la única pasión de Dalila, modalidad en la que fue acumulando triunfo tras triunfo, cumpliendo incluso con la promesa que su entrenador lo hizo en sus primeros días, que iba a dar la vuelta al mundo, y aunque parezca mentira el talento de Dalila estuvo al mismo nivel que el de Usain Bolt.

“En todos estos años con Dalila hemos compartido muchos triunfos, estuvimos en Atenas en los Juegos Olímpicos del 2004. Además fue un honor para mí conseguir medalla en grandes eventos como el Campeonato Panamericano Juvenil del 2003, en el que ganó medalla de bronce”, destacó Vanegas.

“En esa ocasión Amadeus Francis (presidente en esa fecha de la Asociación de Atletismo de Norteamérica, Centroamérica y del Caribe, Nacac por sus siglas en inglés), en una de las revistas de Atletas Panamericanos, hizo un comentario de los nuevos talentos que venían surgiendo y en ella hace referencia a Usain Bolt como velocista y a Dalila como lanzadora”, comentó Vanegas.

“En todos estos años, Dalila me ha demostrado que es una mujer brava, que no importa el sacrificio que tenga que hacer para entrenar. Conquistar una cuarta medalla en Juegos Centroamericanos y sobre todo en un evento que es en tu país, sería lo mejor que puede ocurrir en la vida deportiva de ella y la mía como entrenador”, agrega.

...

NOTAS RELACIONADAS