Las tortillas de don Agustín

Altagracia carece de un mercado, así que venden en el parque del municipio

Tortillas, altagracia, ometepe, agustín, parque, kioscos

Ante la poca ganancia que deja la venta de artesanía, Agustín Ruiz Condega, conocido en Altagracia Ometepe como “el viejo del sombrerón”, decidió vender tortillas con cuajada y café. HOY / Ramón Villarreal

HOY / Rivas

Don Agustín Ruiz Condega habita en Altagracia, en la isla de Ometepe. Todas las mañana lo encuentra en el parque del municipio dándole vuelta a las tortillas que palmea su socia Gabriela Juárez Romero.

Ellos tienen un pequeño kiosco, donde inicialmente ofrecía productos artesanales que elaboraba, “y no recogíamos siquiera los 600 pesos para pagar el impuesto y por eso tuvimos que vender frescos y la gente siempre nos pedía algo de comer, porque aquí hace falta un buen mercado, que tenga parada de buses, sus servicios sanitarios, agua potable, luz eléctrica, que haya condiciones para vender de todo”.

3 tortillas cuestan 10 córdobas. Una tortilla con cuajada se adquiere en 10 córdobas.

Las tortillas con cuajada y café tienen un costo de 15 córdobas.

“Yo comencé a vender tortillas en abril del año pasado, me fui a Managua a buscar una cocina de gas especial para tortillas y me instalé en el parque, primero contraté a una mujer para que me las hiciera, le pagaba 200 córdobas diarios, pero no siguió trabajando y ahora ella también vende tortillas aquí en el parque”, señaló Ruiz.

Este humilde campesino isleño recordó que desde los 8 años ayudaba a su madre a lavar trastes y aprendió a cocinar con solo ver a su progenitora.

“Yo aprendí a echar esas tortillas palmeadas como las hacía mi madre, con plástico como las hacen ahora no podía, hasta hace poco aprendí, pero aquí trabajo con mi socia Gabriela, ella palmea las tortillas y yo las pongo al comal y les doy el punto, los dos trabajamos juntos, cuando ella se calienta las manos me toca lavar trastes y cocinar a mí y cuando es al contrario, le toca a ella”.

Don Agustín es el encargado de darle vuelta a las tortillas que palmea su socia Gabriela Juárez.
HOY /Ramón Villarreal

En el parque de Altagracia hay seis lugares donde se pueden comprar alimentos y es el lugar preferido de algunos vendedores ambulantes, porque ese es el sitio donde convergen todos los pobladores de comunidades rurales de Altagracia y Moyogalpa, además de turistas nacionales y extranjeros.

“Aquí viene gente de todos lados y lo que todo mundo quiere es una comida liviana, rápida y barata mientras esperan los buses y la tortilla con cuajada les encanta, viera los cheles (turistas extranjeros) cómo la compran”, señaló Ruiz Condega.

Este poblador isleño asegura que puso su venta de tortillas en el parque, todos tienen derecho a trabajar, en temporadas buenas contratan hasta dos trabajadoras.

“Este negocito es mi jubilación, yo nunca tuve seguro, así que no tengo derecho a jubilación y mis tortillas son mi pensión, pues ya tengo 57 años”, concluyó.

Kioscos
La construcción de los kioscos se dio por una donación de Holanda en el 2007 para beneficiar a 13 artesanos, entre ellos varios ciegos. En los establecimientos vendían solo artesanía de Ometepe.

De acuerdo con Ruiz Condega, cuando fue remodelado recientemente el parque de Altagracia el kiosco de los artesanos fue demolido y se les construyó otro similar; sin embargo, ante las bajas ventas de la artesanía, algunos socios han optado por vender comida y hasta una heladería fue ubicada en el sitio, detalló.

...

NOTAS RELACIONADAS