La medallita milagrosa

Conozca los orígenes y como el mundo conoció a la famosa imagen. Más detalles léalos en la edición de HOY.

HOY/Thinkstockphotos.com

 

HOY

Vestida de blanco de pies a cabeza, irradiando luz de sus manos, con rostro pulcro y semisonriente, así se veía la imagen de la Virgen María. Así la describió una humilde religiosa vicentina, la que actualmente conocemos como Santa Catalina Labouré.

Precisamente un 27 de noviembre, pero de 1830, la Virgen Santísima se le apareció a la joven Catalina y, según ella, le encomendó una misión que supo cumplir: la creación de la medalla milagrosa.

Es por esto que Catalina es considerada una de las videntes de la Iglesia y su trabajo fue crear la medalla a la que hoy nos referimos en este artículo.

Santa Catalina describió que la Virgen María abrió sus manos y de sus dedos salieron rayos luminosos que descendieron hacia la tierra. Y luego dijo: “Este globo que has visto es el mundo entero donde viven mis hijos.

Estos rayos luminosos son las gracias y bendiciones que yo expando sobre todos aquellos que me invocan como Madre. Me siento tan contenta al poder ayudar a los hijos que me imploran protección. ¡Pero hay tantos que no me invocan jamás! Y muchos de estos rayos preciosos quedan perdidos, porque pocas veces me rezan”.

De inmediato una voz le dijo al oído a la devota: “Hay que hacer una medalla semejante a esto que estás viendo. Todas las personas que la lleven, sentirán la protección de la Virgen”. Y apareció una M, sobre la M una cruz, y debajo los corazones de Jesús y María. Es lo que hoy está en la Medalla Milagrosa.

Historia

La historia nace en Francia en la capilla del convento de las hermanas de la Caridad, en el año antes mencionado.
Se dice que Catalina era una joven novicia de la Compañía de las Hijas de la Caridad. Siendo las virtudes de la Congregación: sencillez, humildad y caridad.

HOY/Thinkstockphotos.com

Las apariciones de la Virgen María a sor Catalina fueron tres. La primera: la noche del 18 al 19 de julio de 1830. La segunda: en la tarde del 27 de noviembre de 1830. La tercera: en la tarde de diciembre de 1830, en la cual le dijo: “no me verás más”.

Catalina confió todo al padre del convento donde estaba, que a su vez era su confesor y guía espiritual. Y pasó el resto de su vida, 46 años más, al servicio humilde y silencioso de los pobres: ancianos del hospicio, miserables de barrios, heridos de las revoluciones y las guerras.

Con estas apariciones la Iglesia considera que la Virgen María quiso entregar a sus hijos el escudo de la fe en la Medalla de la Inmaculada, que el pueblo ha bautizado con el nombre de “Medalla Milagrosa”, por los muchos milagros y conversiones que ha realizado. De hecho, la consigna de Santa Catalina mientras estuvo viva fue: “Propagad la Medalla”.

Distribución

En junio de 1832 empieza la distribución de las primeras medallas en París, autorizado por el arzobispo de dicha ciudad, monseñor De Quelen.

Antes de terminar el siglo XIX se habían distribuido más de mil millones de medallas. Por lo tanto, se ha extendido dicha imagen en todos los continentes del mundo.
La importancia de esta medalla es que es la única en el mundo diseñada por la santísima Virgen María.
La Medalla Milagrosa, llamada el “Evangelio de María”, contiene los dogmas de fe. Los cuales mencionamos a continuación:

yellow gold mother mary religious pendant medal

Inmaculada Concepción: “Oh María sin pecado concebida rogad por nosotros que recurrimos a vos”.

Virginidad perpetua: por el velo blanco que vestía María desde la cabeza hasta los pies, recuerda el velo con que cubrían su cabeza, las mujeres vírgenes de la primera Iglesia.

Maternidad divina: la Cruz signo de Cristo y de su obra redentora, nace y se apoya en la letra M, primera letra del nombre de María, Madre, Mujer.

Asunción gloriosa: María sobre la esfera, aparece llena de belleza resplandeciente y Reina del Universo.

En peligro

Para comprender bien los orígenes y el significado de la Medalla, hay que conocer algunas cosas sobre la vida de santa Catalina Labouré y sobre el contexto histórico de la época en la que vivió.

La Medalla fue dada a la Iglesia en un periodo de grandes desórdenes y turbulencias que afectaron a Francia y a toda Europa, un periodo por tanto de grandes peligros también para la Iglesia.

Desde la Revolución francesa (1789) en adelante, una cadena de conspiraciones, revueltas y guerras habían alterado el continente y se concretó en una feroz persecución, no solo contra el clero sino contra toda la Iglesia.

Las revoluciones liberales intentaban separar los Estados de la Iglesia para transformarlos en instrumentos de guerra contra la religión; intentaban destruir el orden de la cristiandad para instaurar sobre sus ruinas una sociedad no fundada sobre el Decálogo, sino sobre una especie de antidecálogo, permitiendo por ley lo que Dios prohíbe como pecado y prohibiendo por ley lo que Dios prescribe como virtud.

Devoción

Por otro lado, en la Medalla encontramos una invitación a la devoción del Corazón de Jesús y al corazón de María.

La Cruz es un punto fundamental en la Medalla. Cruz: síntesis del evangelio de Jesús. Cruz: signo del misterio pascual, muerte y resurrección de Cristo. Desde la cruz, Jesús nos da por madre a María.

Fuente

La medalla milagrosa http://bit.ly/2Bkty3j

Historia de la Virgen de la Medalla Milagrosa http://bit.ly/1r0eNYr

Virgen María de la medalla http://bit.ly/2jmFUjo

Catalina Labouré http://bit.ly/2g96YCF

...

NOTAS RELACIONADAS