Femicidas que se suicidan para no enfrentar la justicia

La organización Católicas por el Derecho a Decidir (CDD) tiene registrado que en el 2015, 10 hombres se suicidaron después de atentar contra sus exparejas o parejas.

Asesinan a la maestra Johanna Saralys González Mena, en Cristo Rey, en el municipio de Tipitapa. Fotos Diario Hoy/ WILIH NARVÁEZ

HOY

El video de horror inicia con una imagen en primer plano de un hombre alto y flaco como un alambre, que sostiene con actitud desafiante una piedra. Al instante, la imagen en segundo plano de una pareja que forcejea a la orilla de un camino de tierra, cerca de un predio montoso. Todo , capta la atención de la audiencia.

Del cuello de la mujer con piel blanca que viste leggins y blusa negra, fluye la sangre a borbotones. Ella no tiene idea que sobrevivirá a este episodio violento, por eso llora con miedo y pide al flaco armado con piedras, que la auxilie.

El samaritano, que viste de sudadera gris y lleva puesto un casco de moto en su cabeza, se acerca con cautela a la pareja. Con cada paso que da, la mujer recibe en su abdomen tijeretazos de su expareja Johnny Alemán, un cuarentón que trabajaba soldando estructuras metálicas.

De la nada, aparecen en la grabación tres hombres más, quienes también cargan piedras y a gritos le ordenan al agresor que suelte a la mujer, a quien abraza a pesar que se desangra.

Jessica de los Ángeles Calero García fue asesinada por su expareja Julio César Pérez Cuadra, en predios del lago de Managua. HOY/Wilih Narvaez

El resto de la acción se pierde, el autor del video, un caponero que trabaja en Ciudad Belén, al noroeste de la capital, se retira de la escena por unos instantes para estacionar su vehículo.

Al retornar al sitio, filma a la mujer finalmente libre, pero bañada en su propia sangre. Tiene heridas en el cuello, hombros y abdomen.

El video de horror duró 49 segundos, pero a Zaida Rivas Velásquez, de 28 años, le pareció una eternidad.No obstante, a su agresor no le verá más, antes de atacarla, tomó dos pastillas para curar frijoles. Horas después en un centro hospitalario falleció.

Le puede interesar: Vecinos conmocionados por muerte de señor que recibió 86 cuchilladas

La muerte del soldador pareciera un hecho aislado, pero la realidad es otra. La organización Católicas por el Derecho a Decidir (CDD) tiene registrado que en el 2015, 10 hombres se suicidaron después de atentar contra sus exparejas o parejas.

De esos, cinco lograron su objetivo, el de matar a las mujeres. Las otras cinco lograron salvarse.

En el 2016, la organización únicamente registró dos casos de femicidios seguidos de suicidios. En lo que va de este año, la cifra desafortunadamente ha crecido a seis.

Para fortuna de algunas familias, en este período no todos los femicidas concretaron sus planes. La organización registra a tres sobrevivientes, Rivas Velásquez es una de ellas.

Para la sobreviviente, el actuar violento de su expareja no tiene explicación, pero para Magaly Quintana, activista de CDD, sí la hay y se llama machismo.

Según Quintana, la cultura machista establece relaciones de poder desiguales entre hombres y mujeres. En esta cultura, al hombre se le ha hecho creer que tiene el control y lo ejerce a través de la naturalización de la violencia. Y cuando la mujer no actúa según lo establecido por el machismo, el hombre recurre a la violencia.

“…Las mujeres al ser sujetas de derecho, empiezan a construir su derecho a decidir sobre su cuerpo, y ahí hay una ruptura, y como la mujer ha crecido, la rabia del hombre se expresa con la violencia y la golpea hasta convertirse en femicida”, indicó Quintana.

Evaden la justicia

Respecto al suicidio, considera que es otra manera de los agresores de evadir la justicia. Eveling Flores, de la Red de Mujeres contra la Violencia, coincide con Quintana en este punto.

Para Flores, los hombres buscan como escapar del brazo de la justicia matándose, y en un acto de expresión machista deciden sobre la vida de sus parejas.

“…Yo veo que es otra forma de evadir la justicia y también una falta de querer que el brazo de la ley no los alcance. Es otra expresión del comportamiento machista, no es solo le quito la vida a una persona, que es la madre de mis hijos, sino, me quito yo la vida y ni siquiera pienso en mis hijos”, expresó Flores.

Agregó que otra explicación, es que los hombres no creen, ni le temen al sistema de justicia del país.

Imagen de archivo de Zaida Rivas Velásquez. HOY/J.Tijerino

“… Me parece que más que evadir la justicia, es porque no creen en el sistema, no es que no hayan leyes o la 779 les de miedo y vayan a cambiar. A los hombres no les da miedo la ley, ni el sistema judicial”, indicó Flores.

Desde el punto de vista psicológico, el actuar de los femicidas-suicidas tiene una explicación y para Keyla Largaespada obedece a un acto cobarde de no enfrentar el reclamo social.

“…Están conscientes (hombres) que no están actuando bien y lo que hacen muy cobardemente para no ir a purgar una condena, es suicidarse. Esto deja entrever que están conscientes de lo que están haciendo (femicidio) y por eso preparan la situación (suicidio)”, manifestó Largaespada.

Cambio generacional

Aunque organismos trabajan el tema de la violencia intrafamiliar, los casos de femicidios lejos de disminuir aumentan. No obstante, no todo está perdido. Eveling Flores, de la Red de Mujeres contra la Violencia, considera que ya se observan cambios alentadores.

“… Siento que generacionalmente hay un cambio, hay mujeres que están viviendo solas, se van de las casas de sus padres porque se vuelven profesionales y no necesitan esperar a casarse para irse de la casa. Esto es un cambio generacional de conducta, porque ese hombre y mujer que ahora viven solos, no van a tolerar ambientes violentos”, precisó la activista .

 

EL OTRO PROBLEMA DE FONDO
Para la activista Magaly Quintana, de Católicas por el Derecho a Decidir (CDD), en este tema de los femicidios seguidos de suicidio, existe otro problema de fondo que nadie se preocupa por atender y son los niños que quedan en la orfandad.

Según Quintana, ni el Estado ni la familia de las víctimas en ocasiones los atienden. “Estas criaturas quedan a la deriva y es probable que sigan repitiendo ese patrón ofensivo… la mayoría de los niños quedan en manos de abuelitos que están en pobreza total y en ocasiones estos (abuelos) se desquitan con ellos la muerte de su pariente, diciéndole que ‘vos sos así (necio) porque tu papá es un asesino’.

Hay un vacío en este problema y el Estado está en deuda con estos niños, lo ideal es que se hagan programas de atención”, aseguró Quintana.

...

Notas Relacionadas