Vive cada día como si fuera el último

Levantó su negocio luego que quedara en cenizas producto de un incendio hace unos cinco años

HOY

Doña Gloria Ramírez creció en un tramo del mercado Oriental. Su mamá la llevó a los ocho días de nacida para poder amamantarla sin dejar de trabajar. Desde pequeña demostró su interés por los negocios, aprendió todos las técnicas que su progenitora ponía en práctica a la hora de vender, hasta que decidió, hace 25 años, poner su propio local.

“Tengo un vínculo especial con el mercado Oriental, tengo tantos recuerdos bonitos de él, sobre todo cuando era pequeña, iba a la escuela, y me venía para acá, siempre comía, aunque a mi mamá le fuera mal en las ventas, los comerciantes que nos conocían no nos dejaban desamparados y así es actualmente, quien viene a trabajar aquí, no se va con hambre”, menciona la vendedora quien ahora tiene 61 años.

Optó por poner una tienda de cosméticos, la idea nació por su pasión al maquillaje y a la moda; “yo quise ser modelo”, comenta entre risas.

La alegría que caracteriza a esta comerciante, la mantiene a pesar de los obstáculos que ha logrado superar.

Vivir el presente

HOY/FOTO: Uriel Molina

“Mi tramo se quemó hace más de cinco años, (en agosto del 2008) cuando ocurrió un incendio en este mercado, no me quedó nada, pero ni un champú son cosas que no me gustan recordar, sin embargo, en ese momento yo no estaba pensando en cómo iba a hacer para recuperarme, tampoco se me vino a la mente que jamás podría, simplemente tomé la determinación de vivir el presente, y dejar que todo surgiera”, menciona.

Para poder levantar su negocio nuevamente, prestó dinero, que con mucho esfuerzo y trabajo logró pagar.

“Siempre he dicho que con voluntad, todo prospera. Si yo agarraba 10 córdobas, le daba vuelta a ese dinero, no me lo quedaba, mucho menos lo gastaba en cosas innecesarias, y ese es el éxito de los negocios, no hay que estar conforme, se debe de aspirar a tener más, a crecer en volumen de producto, después sí se verán las ganancias, y hasta fuente de empleos podríamos ser”, señala.

Doña Gloria tiene tres hijos, quienes se han involucrado en el mundo de los negocios.

“Tal como yo lo aprendí de mi madre, ellos están viendo en mí un ejemplo de superación, es lo que más me llena de satisfacción, todos debemos aprender las cosas buenas y desechar las malas”, subraya.

Vivencias
Doña Gloria durante su vida ha visto llegar al Oriental personas con poco dinero para invertir, quienes al final del día lo han duplicado.

Estas vivencias la motivan para quedarse en el mercado.

”Cuando no vengo al mercado, no me siento completa, he conocido a tanta gente, cada día es una experiencia distinta, me gustan las cosas buenas, la motivación, el trabajo en equipo, el deseo de superación, es con lo que crecí y que quisiera que todas las personas imitáramos para poder sacar adelante a nuestras familias”, reitera.

 

...

NOTAS RELACIONADAS