Solentiname, la capital de la tranquilidad

Un lugar rodeado de agua, naturaleza, aire puro, alejado del bullicio de la ciudad y con mucha historia

Solentiname su gente y sus paisaje FOTO: Uriel Molina

HOY/ Río San Juan

Las islas del archipiélago de Solentiname son el lugar perfecto para descansar, olvidarse de la vida cotidiana, disfrutar de la naturaleza, al lado de las aguas y bajo las sombras de árboles que proporcionan una sabrosa frescura. Es una experiencia agradable.

Cuando el padre Ernesto Cardenal “descubrió” el archipiélago, a finales de los años sesenta y donde fundó una comunidad trapense, eran unas islas pocos conocidas, adonde casi nadie llegaba. Hoy, Solentiname es sinónimo de turismo de calidad.

El disfrute inicia desde que se está viajando hacia las islas. Desde que toma una lancha en el puerto de San Carlos. Ver desde lejos cómo se van acercando las islas, llenas de árboles y ambientadas con el canto de los pájaros.

Recorrido

Ya en ellas es delicioso disfrutar del aire fresco y puro, del ambiente de tranquilidad, totalmente ajeno al bullicio de la ciudad.

Arte en Solentiname /HOY: Uriel Molina

No se le ocurra llegar sin cámara fotográfica. Los paisajes en Solentiname son como sacados de la imaginación, adornados con las aguas del lago Cocibolca.

Lea más: Pico de Garza, un impresionante lugar fuera del bullicio de la ciudad

El lugar no solo tiene naturaleza, sino también historia. Una de las islas más grandes y más visitadas es Mancarrón, donde se encuentra la capilla en la que se cantó por primera vez la misa campesina de Carlos Mejía Godoy.
Muchos de los habitantes son artesanos.

Tras la llegada del padre Cardenal en las islas se fundaron talleres de pintura primitiva y de poesía campesina. De hecho, hay una opción para que el turista aprenda a elaborar artesanía primitiva. Paga 10 dólares y durante dos horas pasa en la casa de un artesano que le enseña el arte.

Durante ese tiempo puede gozar de un refrigerio. Solentiname es perfecto para leer, para hacer reflexión. Es un masaje para su mente.

El viaje
Para llegar a Solentiname primero debe ir al puerto de San Carlos. Allí, en la parte izquierda, zarpan las lanchas para las islas.

Para quienes viajan en vehículo privado, en San Carlos hay parqueos. En el muelle aborda una panga que hace las veces de un bus, y que cuesta 90 córdobas el pasaje.

Los martes y los viernes sale a la 1:00 de la tarde, de San Carlos a Solentiname. De Solentiname a San Carlos, sale los lunes y los martes a las 5:00 de la mañana.

...

Notas Relacionadas