Dos de los acusados de encubrir crimen hasta fueron a la vela

Uno de ellos hasta tomó café y el otro fue al entierro

Doña Martha Lorena García, antes que le entregaran el cuerpo de su hija. HOY/Archivo

Dos de los acusados por encubrir la muerte de la joven de 18 años, Ana Carolina Granera García, asistieron a su vela y entierro.

Uno de ellos hasta tomó café y el otro rompió el candado del cementerio de San Marcos para que fuese sepultada.
Melvin Sánchez, hermano de la víctima, relató que el día de la vela le ofreció café a Erling Narváez Martínez, quien en un tiempo fue su vecino.

“El otro no sé cómo se llama, pero lo vi por las noticias y lo identifiqué. Es un muchacho achinado que sale de camisola a rayas”, confió.

Explicó que una vecina de su mamá, la señora Martha Lorena García, le comentó que ese sujeto achinado frecuentaba a menudo a su hermana y que el día de su entierro fue quien dañó el candado del cementerio.

“Ese muchacho andaba todo nervioso, tembloroso y en lo que yo estaba adentro de la bóveda, junto a otros hombres ‘tricicleros’, armó el vulgareo y se empezaron a pelear. Como yo les dije que respetaran, uno de ellos me dijo que lo mismo me iba a pasar”, recordó Sánchez, quien exige a las autoridades judiciales que a todos los implicados en la muerte de su pariente les caiga todo el peso de la ley.

Doña Martha García, madre de la víctima, dijo que ella no se daba cuenta de que había detenidos y tampoco se le comunicó que iban a ser presentados en los juzgados.

El cuerpo de Ana Carolina Granera fue encontrado la noche del pasado 22 de octubre en las costas de Casares. En diciembre próximo era su promoción de quinto año.

...

Notas Relacionadas