Toda una vida dedicada a la elaboración y venta de cajetas

Doña Haydée Silva elabora cajetas desde los 10 años

HOY / Carazo

Un bastón es el amigo fiel de doña Haydée Silva Palacios, quien a sus 87 años, sale a vender junto con su nieto las cajetas de leche que elabora. Aún recuerda el momento en que aprendió a hacer los ricos dulces.

“Yo aprendí a hacer las cajetas desde que tenía diez años, este oficio lo heredé de una tía”, dijo.
Diriamba, La Boquita, Jinotepe y Managua son los lugares donde esta señora ofrece sus cajetas que cuestan 25 córdobas.

Comenta que hubo un momento que distribuía en varios supermercados, pero que ahora con sus problemas de salud, la venta se ha bajado un poco.

A consecuencia de un derrame cerebral y una neumonía, es que doña María ha bajado un poco la producción de las cajetas. En un inicio hacía hasta 50 litros de leche diarios y ahora solo 30, los días lunes y jueves.

“Antes tenía varios vendedores, ahora solo soy yo y un hombre que me ayuda en La Boquita”, expuso.
A las 4:00 de la mañana casi a diario se levanta esta señora para empezar a elaborar sus cajetas que empaca en unos pequeños envases plásticos. Hay algunos que llevan hasta una etiqueta que ella misma diseñó.

Una nieta que vive con ella, es quien le ayuda en la elaboración y empaque de las cajetas que son a base de leche y azúcar.

Procedimiento

Uno de los procedimientos básicos es remover constantemente la mezcla de ambos productos que se cocinan a fuego lento.

A pesar que le cuesta mucho caminar, esta señora expresa que no se siente cansada y afirma que seguirá con sus cajetas hasta que Dios se lo permita.

Aseveró que muchos de sus familiares, le han expresado que ya no salga a vender a las calles, porque es peligroso, pero ella se resiste a hacerlo.

“A mí me gusta el trabajo, pero yo no puedo estar sentada, me desespero y el día se me hace largo”.

Jornada
Como hasta las 4:00 de la tarde termina la jornada laboral de esta anciana que vive en el barrio Rodolfo Sequeira en Diriamba. Sus cajetas las buscan personas de otros departamentos y de ciudadanos que viven en otros países. Doña María con su trabajo logró alimentar a 13 de sus hijos y compró su casa, comenta que tiene más de 50 nietos, pero que no los conoce a todos.

...

NOTAS RELACIONADAS