Un joven profesional que desea desempeñar su carrera

A pesar que en el Oriental le va muy bien, no va a abandonar su mayor anhelo

HOY/FOTO: Carlos Valle

HOY

Desde pequeño Kiefer Alexander García, de 24 años, soñó con ser psicólogo. Aunque cumplió su deseo al culminar la carrera universitaria, no ha podido desempeñar su profesión. La falta de oportunidades laborales lo llevaron a trabajar como comerciante en el mercado Oriental.

Kiefer lleva dos años administrando su negocio de venta de zapatos usados junto a su esposa a quien le falta poco tiempo para convertirse en licenciada en Mercadotecnia.

“A los jóvenes nos ponen muchos obstáculos para darnos empleo, la situación está bastante difícil, nunca me imaginé llegar a trabajar a un mercado, es algo que casi siempre lo repito y me río porque ahora estoy aquí; los maestros me decían que los profesionales teníamos más oportunidades, pero en realidad cuesta”, refiere el joven.

HOY/FOTO: Carlos Valle

García empezó a trabajar en este centro de compras con algunos ahorros que tenía desde que estaba en la universidad, decisión de la cual no se arrepiente.

“Mi esposa sí sabía lo que es estar vendiendo en un mercado, sus padres también tienen tramos, me arriesgué y ahora nos va muy bien, pero sí, no quisiera abandonar la idea de un día no muy lejano ejercer mi carrera profesional”, puntualiza.

Arte

Los zapatos deportivos que vende Kiefer junto a su esposa tienen un detalle especial, ellos los “maquillan” para darle un toque diferente y así llamar más la atención de los clientes.

“Nuestro trabajo consiste en lavar, limpiar y pintar algunos pares de zapatos, les damos otra cara para que tengan una mejor presentación, mi mujer es especialista dibujando, yo descargo algunos diseños, o el cliente pide alguno, y nosotros se los hacemos, dependiendo del trabajo cobramos 100 o 150 córdobas más de lo que vale el calzado, es una ganancia extra”, indica el muchacho.

HOY/FOTO: Carlos Valle

Kiefer también cambia de color algunos detalles específicos de los zapatos, según el gusto del cliente.

“Si ellos por ejemplo quieren que alguna de las rayas de los zapatos que son blancas vayan en rojas o negras, nosotros perfectamente se las cambiamos, es una estrategia para atraer más gente, hasta el momento nos ha funcionado”, segura.

García menciona que quizás el próximo año empiece a estudiar los fines de semana otra carrera universitaria para darle más peso a su currículum y ver si encuentra alguna oportunidad que le permita realizar sus sueños.

“Todo este tiempo que he estado en el Oriental me ha fortalecido como persona, hemos sobrevivido junto a mi esposa, pero sí aspiramos a más y sabemos que lo vamos a lograr”, subraya.

Experiencia
En abril de este año, Kiefer pasó una prueba muy fuerte en el Oriental. Amigos de lo ajeno se le metieron a su negocio y se le llevaron aproximadamente 10,000 córdobas en efectivo y más de 5,000 en mercadería.

“Pero nos levantamos, eso es lo más importante, aquí estamos más fuertes que nunca, vamos a continuar luchando, porque para todo hay solución, y Dios sabe cuando hará las cosas, lo importante es que cada persona se apropie de sus sueños y tenga mucha paciencia y perseverancia”, aconseja.

 

...

Notas Relacionadas