Argenis un niño que tiene amputados sus pies pero con grandes sueños por cumplir

Para el niño Argenis Martínez la vida es bella, pese a sus limitaciones, ya que hace lo que le gusta.

HOY

Es miércoles. Son las 3:00 de la tarde y doña Mileydy María López Ellis, de 27 años de edad, está apurada sacando los picos del horno para venderlos y así garantizar el sustento de sus hijos Jade (5 años), Kyle (8 años) y Argenis Lorenzo Martínez López, de 13 años de edad y amante de los estudios, deportes, la mecánica y la música.

La risa de Argenis se escucha por medio del teléfono, ésta jugando beisbol con sus amiguitos del barrio Daniel Ortega luego de cumplir con sus clases de primer año en su natal Kukra Hill, ubicado en la Región Autónoma de la Costa Caribe Sur (RACCS).

Pese a que Argenis tiene amputados sus pies, es un niño alegre y con grandes sueños.

“Él me dice que quiere ser ingeniero mecánico, también le gusta el baloncesto, el futbol, el atletismo, cantar, bailar y me ayuda a vender los picos, si usted lo viera”, dice Mileydy tras el teléfono y apurada en sacar del horno, con la ayuda de su mamá María Luisa, también las empanadas.

Cuando Argenis tenía un año la desgracia tocó la puerta de su hogar.

“Mi hijo estaba con su papá en Corn Island y por descuido se fue en un hoyo donde estaban quemando basura. Pasamos un año en varios hospitales de Managua y me dijeron que se había infectado sus piernas y que debían cortárselas para no perder la vida”, recordó su mamá.

 

Argenis Martínez disfruta estudiar en Kukra Hill. Foto Cortesía María López.
Argenis Martínez disfruta estudiar en Kukra Hill. Foto Cortesía María López.

 

Niño multifacético

A su regreso a Kukra Hill, la vida no fue la misma para  Mileydy, pero como toda leona con sus hijos, dejó los lamentos y se cubrió de fuerzas para sacar a su hijo adelante.

“Fue duro cuando le pasó eso a mi hijo, sufrí mucho, pasé sola en hospitales de Bluefields, Managua y luego lo llevé a rehabilitación  en Managua para que  aprendiera a usar prótesis, pero eso no le gustó nunca cuando regresamos a nuestra casa y yo no lo obligué a usarlas”, confiesa Mileydy.

Para Argenis la vida es bella, pese a sus limitaciones, ya que hace lo que le gusta.

“Me siento feliz porque estudio y puedo jugar con mis amigos. Me gustaría ser cantante y mecánico. Me gusta hacer deportes, juego futbol, baloncesto, beisbol y atletismo”, dice en tono alegre Argenis por el teléfono.

El 18 de noviembre venidero, Argenis cumplirá 14 años, y seguramente seguirá trabajando en sus sueños.

Lo ayudan
“Aquí no discriminan al niño, al contrario se pelean por él sus compañeritos de clase ya que todos quieren llevarlo en la silla de ruedas. He tratado de criar a mi hijo como un niño normal, sin lástima, eso me orientó el psicólogo cuando se quemó”, finalizó Mileydy López.

Agradecemos a Dionicio Zeledón, de la Federación Deportiva del Comité Paralímpico de Nicaragua (Fedcopan) y a la profesora Alba Vargas para la realización de la nota.

 

El niño Argenis Lorenza disfrutando de uno de sus deportes favoritos en su natal Kukra Hilla. Foto Cortesía Alba Vargas.
El niño Argenis Lorenza disfrutando de uno de sus deportes favoritos en su natal Kukra Hilla. Foto Cortesía Alba Vargas.

 

Al niño Argenis Martínez le gusta también la músico y sueña con ser cantante. Foto Cortesía María López.
Al niño Argenis Martínez le gusta también la música y sueña con ser cantante. Foto Cortesía María López.

 

Argenis junto a sus hermanitos Jade y Kyle en Kukra Hill. Foto Cortesía María López.
Argenis junto a sus hermanitos Jade y Kyle en Kukra Hill. Foto Cortesía María López.

 

...

Notas Relacionadas