Freddy Chávez y su trabajo de hacer dulces

Con la llegada de las fiestas de Fin de Año aumenta el consumo de esta delicia

Dulces, Masaya, mercado, comerciante, tradición, familiar,

Los precios son negociables y dependen del tipo de paquete que se necesite, según Freddy Chávez. HOY / Noel Amilcar Gallegos

HOY/ Masaya

Las panas llenas con ayote en miel ya se observan en algunos sitios del mercado Ernesto Fernández de Masaya. Este dulce es uno de los que tradicionalmente se entregan en la gorra de las Purísimas. A esta delicia se suman el huevo chimbo, los gofios, la cajeta negra, los coyolitos, en fin una cantidad de productos que a cualquiera hace que pierda la dieta.

Freddy Chávez es el propietario de una de las dulcerías del mercado. Cuenta que en su taller preparan unos cuarenta tipos de dulces. Los precios y la variedad la ajustan al gusto del cliente.

“Aquí negociamos el precio, que van desde diez córdobas con variedad de productos, hasta cien córdobas o lo que necesiten las personas”, agrega Chávez.

Este joven emprendedor inició en el mundo del dulce hace más de diez años, con apenas cuatro mil córdobas y tres personas. Desde ese tiempo él es quien le imprime el sabor y el toque final a sus productos porque asegura que “el ojo del dueño, engorda el ganado”.

“Actualmente en mi taller les estoy brindando trabajo a unas 20 cabezas de familia, cuya mayoría es joven, y pues como ya estamos en la temporada alta, ellos nos ayudan porque siempre tenemos la disponibilidad de trabajar con esmero”, da a conocer Freddy.

Pasos

Recuerda que sus primeros pasos en la dulcería los inició trabajando para su mamá, de quien aprendió y luego los ha ido mejorando para hacerlos más competitivos para el mercado. Después de diez meses se aventuró a lanzarse sin temor a este trabajo, que hoy le da el sustento de su familia.

Su clientela es de diversos puntos del país desde San Juan del Sur hasta de Siuna.

Manifiesta que cada año trata de modificar los paquetes de dulces para que la población disfrute la variedad.

“Entre los productos preferidos de la gente figuran el manjar, el icaco, la toronja, la papaya en miel, almíbar, y una de las tradicionales de Masaya que es la cajeta de frijol, en fin, la variedad es amplia. Mirá, todo el resto del año aquí es cajeta, nosotros nos mantenemos trabajando porque hay muchas actividades en todo el año, además aparte que nosotros la vendemos, también la producimos”, menciona Chávez.

En el mercado municipal de Masaya ya están a la venta la variedad de dulces, elaborados por las manos laboriosas de la gente de este lugar.
HOY / Noel Amílcar Gallegos

El taller está ubicado en el barrio Germán Pomares, aledaño al mercado municipal. El tiempo de elaboración depende del tipo de dulce. “Por ejemplo, unas 50 libras de papaya que vayas a sacar te llevan unas cuatro horas de fuego, para que el producto salga al punto y no se te ponga malo, y te dure unos cuatro días con la misma calidad”, añade.

Herencia
Freddy indica que su trabajo es una herencia familiar y son conocidos en Masaya como uno de los productores de cajetas. “Al principio como que no me gustaba, pero luego le vine tomando cariño y ritmo a este trabajo por lo que mi meta no muy lejana es llegar a unos 60 sabores. Mis hijos trabajan conmigo, porque les gusta, a veces están atendiendo al cliente o el taller, desde pequeños les vamos enseñando todo sobre este arte para que esta tradición no se pierda”, refiere.

...

Notas Relacionadas