Una mujer luchadora

Comenzó vendiendo cebolla en una pana plástica y ahora es facilitadora judicial

HOY

Doña Francisca Obando Dávila no tuvo una infancia fácil. Mientras otros niños de su edad jugaban después de asistir al colegio, ella con una pana en la cabeza recorría el Mercado Oriental vendiendo.

Primero comenzó con cebollas, luego tomates y así fue variando de productos perecederos conforme a la temporada.

Un día cuya fecha no recuerda, cuando tenía entre 10 y 15 años de edad, Amalia Solórzano, quien es su cuñada actualmente, se ofreció enseñarle a fabricar piñatas y coronas de flores.

Como a Obando Dávila le gusta la decoración, no dudó en aceptar la invitación y se puso manos a la obra.Meses después, en un tramo que adquirió su progenitora en el sector de artesanías, siempre en el Oriental, montó su negocio dedicado a ofrecer piñatas y coronas de flores.

Pero como es una persona con visión que no le rehúye al trabajo, montó en simultáneo otro negocio, la venta de vaho.

“Trabajaba en una esquina vendiendo vaho y me pagaban 20 córdobas al día, pero un día dije que ya no seguiría y me fui. Recuerdo me fiaron una pana y la carne, con unos realitos compré yuca y así comencé. Cuando se me acababan, me venía al tramo”, explicó Obando, de 62 años.

Cuando nacieron sus hijos, tres en total, optó por renunciar al vaho y se quedó con la venta de piñatas y coronas de flores, utilizadas para adornar tumbas.

En la actualidad continúa dedicada a este negocio, pero espera en un futuro cercano, retirarse y descansar.

Facilitadora

No todo en el Mercado Oriental gira alrededor del comercio, y una prueba de ello es la nueva etapa que vive Francisca Obando Dávila.

Doña Francisca Obando Dávila, muestra el documento que la acreditas como facilitadora.HOY/WilmeLopez

Desde hace tres años, luego de recibir una capacitación en un colegio público, se desempeña como facilitadora judicial.
Y tal como su cargo lo indica, ayuda a resolver conflictos en el Mercado Oriental.

”La Corte Suprema de Justicia nos capacitó y es una experiencia bonita. En el mercado resolvemos todo tipo de conflictos. A veces cuando voy para la casa la gente me dice que las ayude, que tienen problemas y eso es lo que hacemos”, precisó Obando.

...

Notas Relacionadas