Nada detiene a joven empresario del Oriental

Antes de “codearse” con el éxito, Álvaro Navarrete debió tocar muchas puertas y recorrer un largo camino

tienda, emprendedor, oriental, personaje

HOY / Carlos Valle

HOY

A sus 37 años a Álvaro Navarrete Balladares le falta mucho camino por recorrer, pero lo que ha avanzado hasta la fecha lo convierte en una de esas personas dignas de inspiración.

Nacido en el seno de una familia trabajadora, Navarrete conoció de primera mano la necesidad, antes de codearse con el éxito.

En su etapa de universitario debió abandonar sus estudios, por la falta de recursos económicos.
Con una niña por educar y alimentar tocó muchos puertas en busca de oportunidades para desarrollarse. Algunas le llegaron en forma de ayudante para pintar un hotel, mesero, jardinero, bodeguero y hasta recepcionista en otros.

Y precisamente tocando de puerta en puerta, un día, compró un periódico en el sector del kilómetro Siete de la Carretera Sur.

Motivado por la obtención de un empleo buscó con desesperación los clasificados y encontró la posibilidad de laborar como ejecutivo de ventas en una empresa. Sin experiencia en el ramo asumió el reto con sus dos años aprobados en Ingeniería en Sistemas.

“Como tenía una situación difícil, fui y me aceptaron. Recuerdo que me tocaba caminar y caminar, muchas veces no tuve ni para el pasaje del bus, pero así fui aprendiendo poco a poco sobre las ventas. En esa empresa el trabajo era vender cursos de inglés, en la primera semana vendí un equipo que costaba 810 dólares y me gustó la experiencia, me mandaron a República Dominicana y me capacitaron”, explicó Navarrete Balladares.

Superada esta etapa, el joven comerciante incursionó en la compra y venta de vehículos y un día le salió la oportunidad para ser asistente en ventas de productos cosméticos.

Sin imaginarlo, este trabajo dirigió a Navarrete por la senda que lo llevó a convertirse en uno de los comerciantes exitosos del gigantesco mercado Oriental.

El llamado de Dios

Pero antes de alcanzar la cumbre viajó España en busca de oportunidades. Estando en ese país recibió la noticia que le cambió la vida.

HOY / Carlos Valle

“… Con ocho días de casado, fui a Madrid y me regresé. En una maratónica (celebración religiosa) internacional por medio de un pacto, Dios me dijo que debía regresar a Nicaragua porque me bendeciría. Mi esposa me llamó y me vine, así fue como salimos adelante con el tramo (cosméticos ) que tenía mi esposa”, aseguró Navarrete.

Actualmente este joven comerciante y su pareja poseen dos de las principales tiendas de cosméticos del Oriental.

Ahora Navarrete y su esposa, Jahaira Rivas Mejía, tienen tres hijos. Pese a que deben atender los negocios, distribuyen el tiempo con la familia y Dios para alcanzar un equilibrio.

 

Al frente de una Iglesia
Además del negocio, Álvaro Navarrete Balladares está al frente de una iglesia Evangélica. En esa misión dedica buena parte de su tiempo. ”A nosotros se nos ha cumplido una palabra y es la que dice buscad el reino de Dios y su justicia y el resto vendrá por añadidura. Para nosotros el primer mandamiento es amar a Dios… tratamos también de ser obedientes y hacer las cosas bien, sirviéndole al Ministerio”, precisó Navarrete. En esta faceta el proyecto en el que está enfocado en culminar es la adquisición de un terreno para construir una iglesia.

...

Notas Relacionadas