Condenan a 23 años de prisión a cuatro nicas por trata de personas

Nicas mantenían como esclavas sexuales a mujeres de León

Cuatro Nicaragüenses fueron declarados culpables por trata de personas en Costa Rica. HOY/Cortesía La Nación

HOY / Costa Rica

Cuatro miembros integrantes de una red de trata de personas que captaba mediante engaños a mujeres nicaragüenses en León para luego explotarlas sexualmente en bares de Costa Rica fueron condenados a 23 años de cárcel cada uno por el Tribunal Penal de San Carlos, norte de Costa Rica.

Los condenados por los delitos de trata de personas con fines de explotación sexual, proxenetismo y asociación ilícita son los hermanos Edin y Dilma Rivera Carrión, Erika Hernández Valle y Clara Hernández González. Todos nicaragüenses.

Quedó absuelta Clarisa Rivera Carrión, hija de Dilma, debido a una aparente confusión de las víctimas sobre su identidad.

EJEMPLAR

El fiscal Marco Mora Ditte había solicitado una pena de 99 años de cárcel para cada uno de ellos, pero salió satisfecho del juicio al considerar que los 23 años son “ejemplarizantes”. Quienes abandonaron el lugar entre lágrimas fueron las mujeres condenadas.

Los cuatro condenados deberán permanecer seis meses más en prisión preventiva mientras la condena se reafirma, una vez que supere el proceso de apelaciones.

La Unidad de Investigación de la Policía de Migración desarticuló a la banda el 2 de septiembre de 2016 durante tres allanamientos en la Fortuna de San Carlos, Alajuela.

Como víctimas se identificó a cinco mujeres, aunque las halladas en los bares el día del allanamiento fueron 30.

En los allanamientos, realizados en el Bar Los Acostados, Bar El Tenampa y Bar Los Horcones se detectaron siete menores de edad, cinco hijos de las posibles víctimas de trata y dos que fueron abordados por órdenes del Patronato Nacional de la Infancia (Pani).

En la operación policial las autoridades encontraron en su mayoría nicaragüenses, además de costarricenses y una de nacionalidad dominicana. También decomisaron dinero, documentos y teléfonos móviles.

LAS DROGABAN PARA QUE RINDIERAN

De acuerdo con la investigación, las nicas eran contactadas en León por Hernández Valle, quien les proponía la oferta de trabajo como saloneras de bar. Posteriormente, las víctimas eran trasladadas a Costa Rica de forma irregular.

Una vez instaladas en los bares, les indicaban que ellas tenían que desempeñarse como trabajadoras sexuales y no como meseras. A las mujeres se les prohibía bajo amenazas salir de los locales.

Las mujeres eran drogadas para que mejoraran su rendimiento sexual con sus clientes, según la fiscal del caso Natalia Álvarez, en declaraciones brindadas en septiembre de 2016.

Les daban droga para poder dar de alguna forma la talla con todo el trabajo laboral de índole sexual. “Ese día (del allanamiento) se logró incautar bastante droga, cocaína”, añadió Álvarez.

...

Notas Relacionadas