Señales que alertan que usted puede estar enferma

Por medio del rostro podemos descubrir diferentes afecciones de nuestro cuerpo, lea este interesante tema que le compartimos hoy.

Señales peligrosas que podrían indicarle que está enferma. HOY/Thinkstockphotos.com

 

HOY

La mayoría de mujeres somos coquetas y nos gusta lucir siempre lindas. Y aplicar maquillaje en el rostro es una de las tantas actividades diarias.

Constantemente nos miramos al espejo para ver si se nos salió el maquillaje o cómo están nuestros ojos tras una intensa jornada laboral y obviamos el estado de nuestra piel.

Los signos de la cara van más allá. ¡Ojo! Nos pueden indicar cómo se encuentra nuestra salud y qué deberíamos cambiar para sentirnos mejor.

El rostro ayuda a curar enfermedades. Según la medicina ayurveda, mirar con atención nuestro rostro nos puede servir para analizar si padecemos alguna enfermedad o trastorno. Las marcas de la piel son el perfecto reflejo de la salud (o mejor dicho, la falta de ella).

Se pueden sacar muchas conclusiones con solo observar la piel de la cara: qué se come y se bebe, si se fuma o no se hace deporte, etc.

¿Cómo estamos?

Arrugas: si bien se asocian con el paso del tiempo, no siempre los años son el factor desencadenante de las arrugas.

El envejecimiento de la piel puede deberse a una gran exposición al sol o incluso a fumar. Los rayos UV provocan arrugas más gruesas y profundas, sobre todo en la frente y alrededor de los ojos, es decir, las zonas con dermis más delgada.

HOY/Thinkstockphotos.com

Las arrugas en las comisuras de la boca se deben analizar aparte. La llamada “estomatitis angular” es un signo de falta de vitamina B y los labios agrietados por deficiencia de vitamina C. En ambos casos se recomienda comer más vegetales verdes y cítricos.

Resequedad: si le falta vitamina A (entre otras) es probable que sienta la piel seca en demasía. Si a ello se le suma el estreñimiento, la caída del cabello, la obesidad, el cansancio extremo o el ciclo menstrual irregular puede significar problemas de tiroides.

Enrojecimiento: no estamos hablando de ese color rojizo que toma la piel cuando nos tumbamos al sol, sino de una apariencia enrojecida de la dermis.

¿Las razones? Beber mucho café y no obtener suficiente vitamina D. La cafeína deshidrata, al igual que el alcohol y la comida picante. Además, el enrojecimiento de la piel puede deberse a alergias o a rosácea.

Delgadez: si el rostro está muy demacrado y con los huesos “marcados” (sobre todo de los pómulos) se debe a un exceso en el ejercicio o en las dietas.

Si practicamos mucho deporte la piel no tiene el oxígeno y las grasas necesarias y por ello también adelgaza como otra parte del cuerpo.

HOY/Thinkstockphotos.com

Gordura: por el contrario, un rostro “regordete” y caído demuestra una falta de ejercicio, el consumo de alcohol y un gran nivel de estrés.

Todos estos hábitos aumentan la producción de ciertas hormonas (como, por ejemplo, el cortisol) y de la glándula parótida. Además, afecta el desarrollo del colágeno y provoca falta de elasticidad, retención de líquidos, problemas circulatorios e inflamación.

También

Ictericia: la piel de color amarillento es una clara señal de problemas hepáticos, principalmente hepatitis o cirrosis. Esta última se produce por un exceso en el consumo de alcohol.

Palidez: si su rostro se ve muy blanco, aún cuando has comido y no se siente enfermo, quizás se deba a que te falta hierro. Está anémico o hay una deficiencia en la producción de hemoglobina en tu sangre. Una de las mejores recetas para evitar esto es consumir legumbres y alimentos ricos en Vitamina C.

Ojeras: esas marcas negras debajo de tus ojos que tratas de disimular con bases de maquillaje están causadas por dos motivos: la falta de sueño y una dieta con poco hierro. Dormir y este nutriente son vitales para regenerar los tejidos sobre todo en las áreas más delgadas de piel. Este tinte azulado en realidad son los vasos sanguíneos que se ven a través de una dermis muy pálida y fina.

Acné: si ya has pasado la etapa de la adolescencia y continúas sufriendo granitos en la piel de la cara puede deberse o bien a una condición genética (averigua si tus padres o abuelos también lo padecieron) o bien a llevar una dieta rica en lácteos y grasas.

Los médicos afirman que hay un compuesto en estos alimentos que causan taponamiento en los poros, producción de sebo y, como consecuencia, aparición de acné. No está de más aplicarse mascarillas. Asimismo aplicar crema hidratante y protector solar.

...

Notas Relacionadas