Exmilitar asesino de Karla Rostrán pide clemencia al apelar pena

“Pido que vean este caso humanamente”, dijo el condenado

Francisco Ariel Mercado en la audiencia de apelación. HOY/Jader Flores

HOY

Francisco Ariel Mercado, el exmilitar condenado a 30 años de cárcel por haber quitado la vida a su expareja Karla Estrada Rostrán, al decapitarla y darle 59 cuchilladas, pidió un “trato humano” a los magistrados de apelación y que le reconozcan en la pena el haber admitido los hechos.

“Pido que vean este caso humanamente”, dijo el condenado a los magistrados de Sala especializada en Violencia.

El reo, que esta vez estuvo muy elocuente, justificó su violencia contra su expareja diciendo que se inculpó “para evitar que la verdad saliera en este caso y evitar vergüenza”.

También mencionó que a pesar de que fue entrenado para enfrentar cualquier adversidad, no pudo soportar la situación familiar.

“PRIVADO”

“¿Qué me llevó a eso? Las decepciones que he tenido en la vida, después de tanto esfuerzo, quise hablar, mediar, algo me llevó a eso, pero me lo guardo porque es privado”, dijo el condenado.

Además, su defensa pública, Amy Rayo, solicitó lo remitieran a valoración psiquiátrica forense. También pidió lo trasladaran al Sistema Penitenciario de Granada por problemas económicos de sus familiares.

“Se reconocieron las agravantes, pero no las atenuantes y legalmente debe hacerse”, dijo Rayo, quien espera una pena atenuada de entre 20 y 25 años de cárcel para su representado.

Sin embargo, la Fiscalía y familiares de la fallecida se opusieron a las solicitudes y piden se confirme la pena máxima.

“Señores magistrados, quiero que confirmen la pena de 30 años que dio la juez Aleyda Irías, lástima que no hay pena de muerte en Nicaragua, porque eso es lo que se merece este hombre que llevó a mi hija a un lugar solitario donde nadie la podría escuchar aunque pidiera auxilio. Esos días de angustia que pasé esperando que él dijera dónde estaba la cabeza de mi hija que no pude enterrar completa son inolvidables”, dijo Luz Marina Rostrán, mamá de la víctima.

Karla Rostrán Estrada (q.e.p.d). HOY/Foto: Cortesía

AGRAVANTES

La fiscal Maryin Rivera sostuvo que 59 cuchilladas no son un acto de amor y que el procesado no tenía intenciones de pagar por lo que hizo ni muestra arrepentimiento, porque huyó del lugar y estuvo prófugo 10 días.

La fiscal sostuvo que la pena máxima fue dada por existir varias agravantes. Entre estas la alevosía al llevarse a la víctima sola por un camino oscuro y solitario, la saña con que lo hizo al darle 59 cuchilladas y desprenderle la cabeza.

“El procesado con ese acto de mutilación de la cabeza de la víctima da un mensaje de apropiación de la mujer, que aún estando muerta le pertenece, como trofeo. Esa acción infunde miedo en las mujeres. Hemos recibido víctimas que sus parejas las amenazan de ser las próximas Karla Estrada”, dijo la fiscal.

 

...

Notas Relacionadas