Ahorró para poner su negocio

Desde pequeño trabaja y ahora tiene su tramo

mercado, hombre, ahorro, diriamba, ropa, usada, familia

HOY /Mynor García

HOY / Carazo

Carlos Manuel Villavicencio Rodríguez, con el alias de “Calichín”, trabajó por muchos años como operario en una zona franca de Diriamba, pero después que la empresa en el 2013 cerró operaciones quedó desempleado y con sus ahorros y los de su esposa Johana Guerrero, que también realizaba la misma tarea, decidieron poner una venta de ropa usada.

Carlos comenta que no pudo culminar sus estudios secundarios, porque desde muy pequeño tuvo que trabajar como dependiente en tiendas de ropa, calzado y abarroterías para aportar en los gastos de la casa.

Mientras laboraba en la textilera junto con su pareja aprovechaba para vender al fiado ropa nueva y prendas de oro a sus compañeros.

Como comerciante de ropa de pacas, inició alquilando tramos y con poca mercadería, pero ahora su negocio luce bastante surtido.

“Para meterse a este negocio uno tiene que saber lo que va a comprar, hay en algunas sucursales que te venden pacas baratas, pero no sirve la ropa y terminás botándola o dándola a un bajo precio, aquí aseguramos calidad y buen precio a los clientes”, expresó Villavicencio.

Horario

A las 6:00 de la mañana de lunes a domingo inicia la jornada laboral de este personaje y culmina a las 6:00 de la tarde, como resultado de ese sacrificio logró comprar tres módulos, su motocicleta y construyó su casa que tiene por el sector del kilómetro 42 carretera al balneario La Boquita.

“Lo primero que hago antes de salir de la casa es encomendarme a Dios y pedirle que me vaya bien, me despido de mi familia y me dirijo al trabajo. Aquí no hay 24, 31, ni Semana Santa”, dijo Carlos Manuel, quien tiene 32 años y quien creció en el barrio La Mascota de Diriamba.

Positivo
Johana es quien se encarga de la compra de la ropa en Managua. La pareja invierte entre 30 y 40 mil córdobas semanales para abastecer el negocio. “Yo siempre he sido positivo, me he propuesto metas y las he cumplido, yo tengo un objetivo y voy por ese objetivo”, sostuvo el diriambino, quien también se dedica a la crianza de perros de raza que vende a buen precio. Con mucha tranquilidad, Villavicencio comenta que en su trabajo no hay nada difícil y anhela seguir creciendo como comerciante. Sus sobrinos son quienes le ayudan en el establecimiento.

...

NOTAS RELACIONADAS