Comerciantes Vendieron poco por las fuertes lluvias

Comerciantes señalaron que cerraron temprano sus tramos porque el fuerte aguacero les bajó las ventas en el mercado Oriental

Con normalidad se encontraba el sector de la ropa en el Oriental, no se observaba mucha basura acumulada en el pasillo. HOY/ Wilmer López

HOY

Zoyla Hurtado tiene un tramo de ropa en el mercado Oriental. Ella como la mayoría de los comerciantes, sufre cuando llueve ya que pierde de vender sus productos. Apenas caen las primeras gotas de agua, comienza a empacar la mercadería dentro del tramo para que no se le moje.

“Se inundó de agua —la calle—, yo me mojé los pies, tuve que meter la ropa nueva en cajas. Cada vez que llueve en el Oriental se inunda, gracias a Dios no tuvimos pérdidas de nada, solo se bajaron las ventas”, asegura.
Señala que cuando llueve los clientes desaparecen de los pasillos de este mercado, considerado el más grande de Centroamérica.

“Se paró el movimiento, los clientes se fueron cuando paró de llover, tuve que guardar todo, no me quedó de otra. Al rato que empaqué cerré mi tramo como a las 3:30 de la tarde”, indica la comerciante.

Hurtado manifiesta que el agua le llegaba hasta las rodillas. La corriente arrastró gran cantidad de desperdicios que había en el centro de compras.

 

HOY/ Wilmer López

 

Mucha basura

Por un momento el agua no circulaba por tantos desechos que se quedaron estancados debajo de los tramos, apunta la vendedora.

“La corriente arrastró un montón de basura cerca de mi local, tuve que barrerla para que el agua se la llevara, si no lo hacía se me fueran mojado las cosas”, relata.

José Gómez, otro comerciante quien tiene ocho años de vender ropa nueva en el mercado, apunta que siempre que se registran esos fuertes aguaceros en la capital, las ventas se bajan.

“Aproximadamente el agua estuvo a unos 40 centímetros de altura. Metí todas las cajas de cartón que tenía afuera, las mesas no las metí porque pesan y no se las puede llevar el agua”, cuenta Gómez.

“Nosotros los vendedores siempre nos preparamos cuando llegan estos tiempos, estamos atentos a guardar la mercadería y todo lo que se nos pueda dañar”, refiere.

Por su parte, Yaditza Balmaceda indica que las ventas estuvieron buenas el miércoles por la mañana pero, cuando empezó a llover dejaron de vender.

HOY/ Wilmer López

Señala que cerró su tramo a las 4:00 p.m., ya que se dio cuenta que no llegarían más compradores al mercado.

“Es cierto que el agua creció, nos mojamos los pies pero, no hubo fuertes estragos, no hubo pérdidas de mercadería, casi todos se fueron temprano”, finaliza Balmaceda.

Agua

Jorge González, presidente de la Asociación de Comerciantes de Mercados de Nicaragua (Acmnic), asegura que en el Oriental no se registraron fuertes daños.

”Solo se creció el agua, esta se metió en algunos establecimientos, gracias a Dios no ocurrió nada peligroso, no hubo pérdidas de ropa ni nada”, recalca González.

“Las ventas comenzaron a las diez de la mañana —el miércoles—, nosotros cerramos a las cuatro porque dejamos de vender por la lluvia”.
Jonathan Romero, comerciante.
Jonathan Romero, comerciante.

...

Notas Relacionadas