El drama de los secuestros simples y extorsivos en Nicaragua

El último en el país fue el de un comerciante del mercado Iván Montenegro, que también fue asesinado y enterrado. En los últimos 10 años se han dado 42 secuestros extorsivos y los autores piden cifras millonarias

Secuestros

Secuestros en Nicaragua. HOY/ Thinkstockphotos.com/archivo/fotoarte: Félix Castillo

HOY

A 5.5 millones de córdobas asciende el monto que han pedido sujetos en tres secuestros extorsivos registrados en distintos puntos del país entre agosto y octubre de este año.

Familiares de dos de las víctimas se vieron en la obligación de negociar con los autores para que las víctimas fuesen liberadas.

Un tercero fue rescatado por la Policía Nacional, sin que su familia tuviera que pagar 2 millones de córdobas que le demandaban.

Los escenarios fueron en los municipios de Siuna, Waslala y Villa Sandino.

El pasado 3 de agosto, cuando el reloj marcaba las 9:00 a.m., el ganadero José Ramón Molina, de 49 años, fue secuestrado por tres sujetos que vestían uniforme similar al del Ejército de Nicaragua; uno portaba un AK y los otros escopetas.

Negociación

El hecho se dio en el municipio de Siuna en el Caribe Norte. Los secuestradores lo obligaron a que llamara a su hijo y le pedían 1.5 millones de córdobas para liberarlo.

En la negociación acordaron entregar 800 mil córdobas y la entrega la hizo el pastor Óscar José Moreno.

El ganadero apenas estuvo secuestrado nueve horas y “la víctima fue liberada sin incidencias”, según informó en esa ocasión la Policía Nacional.

Mientras que en el municipio de Waslala — Caribe Norte—, secuestradores exigían 2 millones de córdobas a un hombre para dejar en libertad a su hijo de 13 años. Minutos antes el adolescente, junto con su padre y un trabajador de estos, iban en bestias hacia una finca, cuando fueron emboscados por tres elementos armados.

Bernabé Alexis Benavides Sobalvarro fue apuntado con una pistola y obligado a abandonar el sitio, poco a poco perdía de vista a su hijo, quien era sujetado por dos elementos. Su trabajador también fue “retenido” por los desconocidos.

Habían transcurrido apenas 10 minutos, cuando Benavides vio acercarse a su trabajador con un papel en la mano en el que se leía que tenía que pagar dos millones de córdobas “por la vida y liberación” de su hijo y llamar a un número que le dejaron escrito.

Angustiado llamó al celular y le dijo al sujeto que le respondió la llamada que nada más tenía 10 mil dólares. “Déjeme hablar con el jefe”, respondió el desconocido y colgó.

A los pocos minutos, el empleado, identificado como Yelsin Enoc Herrera Valverde, se fue en una moto llevando 320 mil córdobas (poco más de 10,000 dólares), que le dio su jefe para hacer efectivo el pago.

Este drama lo detalla la acusación presentada por la Fiscalía, sobre este secuestro extorsivo que se registró el pasado 6 de agosto.

La mente maestra de este secuestro extorsivo habría sido el empleado de la finca. Uno de los secuestradores murió en circunstancias extrañas, mientras otro es procesado por ese delito.

Rescatado

Secuestros
Los secuestros extorsivos aparecen reflejados en el Anuario Estadístico de la Policía Nacional, mientras que los simples no. HOY/thinkstockphotos.es

El pasado 4 de octubre en Muhan, en el municipio de Villa Sandino, departamento de Chontales, fue secuestrado el productor Jorge Socorro Lazo Orozco, de 67 años.

“No lo golpearon, simplemente lo intimidaron a que se montara en un vehículo…”, detalló en su momento el comisionado mayor Bayardo Napoleón Rosales, jefe de la delegación policial de esa localidad.

La víctima iba a su finca cuando fue emboscada. Su camioneta apareció abandonada.

Una semana después el productor fue liberado “y sin tener que pagar los dos millones de córdobas que habían solicitado para dejarlo en libertad”, agregó el jefe policial.

Por ese caso fueron detenidos tres secuestradores y cuatro son buscados por las autoridades.

Las cifras

En los últimos 10 años un total de 42 personas han sido víctimas de secuestros extorsivos en Nicaragua, según cifras detalladas por la Policía Nacional en los Anuarios Estadísticos de esa institución, comprendidos entre 2007 y 2016.

Dicha institución hasta el año 2010 utilizó la clasificación o tipología de los delitos con los términos secuestro y secuestros extorsivos/plagios.

En ese año que todavía se utilizaba esa clasificación se dieron 71 secuestros y siete secuestros extorsivos. Pero del 2011 a la fecha, únicamente los clasifican como secuestros extorsivos.

La Ley 641 del Código Penal de Nicaragua, en el Capítulo I y en los artículos 163, 164 y 165, detalla sobre el manejo en el término de los secuestros, penas y los define de la siguiente manera:

“Secuestro simple: quien sustraiga, retenga u oculte a una persona contra su voluntad. Secuestro extorsivo: quien secuestre a una persona con el propósito de exigir por su libertad, un provecho, rescate o cualquier utilidad, o para que se haga u omita algo, o con fines publicitarios o de carácter político”.

“No podemos saber si es que sencillamente eliminaron la otra categoría (secuestros) y solamente están poniendo o están reportando los secuestros extorsivos o sencillamente es que no hay secuestros y solamente hay secuestros extorsivos, eso sí es difícil saberlo, solo ellos (Policía Nacional) realmente pueden aclarar esa situación”, explicó la experta en temas de Seguridad, Elvira Cuadra.

“Pero la diferencia en una categoría y otra es que en un caso se pide recompensa por la persona secuestrada y en el otro caso es cuando usualmente no te piden ningún tipo de recompensa”, agrega.

Sin extorsión

Secuestros
Un furgonero guatemalteco fue secuestrado y asaltado en Managua, a inicios de este año. HOY/Archivo/Wilmer López

El último secuestro que se reportó en el país fue el del comerciante Dervin Sobalvarro Baldelomar, de 48 años. Sus familiares hacían conferencias de prensa para hacerles el llamado a los secuestradores porque estaban dispuestos a negociar con ellos por su libertad, pero nada funcionó.

Incluso llegaron a ofrecer 5 mil dólares de recompensa si alguien tenía pistas de su paradero.

La semana pasada la Policía halló el cuerpo enterrado en una quinta de Esquipulas en Managua.

Pero este secuestro probablemente tampoco se verá reflejado en el Anuario Estadístico de la Policía Nacional del 2017, ya que no fue extorsivo.

Este año hubo una serie de secuestros no estorsivos como el ocurrido en marzo en Managua donde un furgonero guatemalteco fue secuestrado y asaltado. En julio en el departamento de Jinotega, un sujeto secuestró a una niña de 13 meses y luego la violó. En agosto, dos maestras fueron secuestradas y posteriormente liberadas en Matagalpa.

“Estadísticamente ha habido una disminución de lo que se llama peligrosidad del delito, desde el punto de vista de la percepción de las familias nicaragüenses es que la seguridad está bien”, declaró la semana pasada el comisionado general Francisco Díaz, subdirector de la Policía Nacional al referirse al último secuestro en el país.

“Nicaragua está muy por debajo de los otros países centroamericanos en cuanto a la disminución de los delitos de plagios extorsivos, o sea secuestros extorsivos, como los conocemos los nicaragüenses”, afirmó el comisionado mayor Bayardo Napoleón Rosales, jefe de la Policía de Chontales, tras esclarecer un caso.

Investigación es compleja

Francisco Bautista Lara, ex subdirector y comisionado general en retiro de la Policía Nacional, en el año 2009 publicó en un diario nacional un artículo de opinión titulado “El secuestro”.

“La víctima de este delito suele quedar con profundas lesiones psíquico/sociales”, reza el artículo.

Además revela que la investigación de estos delitos es compleja.

“No todos lo denuncian; los ejecutores se organizan, a veces identifican previamente a la víctima, en otras la seleccionan al azar por su apariencia y descuido; enfrentarlos requiere información policial y vigilancia pública inteligente”, explica.

Además recomienda a las víctimas potenciales de secuestros que se movilicen con prudencia, modificar sus rutas y horarios y no andar solos en áreas vulnerables.

Universitario

Uno de los secuestros extorsivos más sonados en el país fue el de Walter Leonel Mendoza Roa, estudiante de la Universidad Americana (UAM), ocurrido en el 2009.

El joven fue secuestrado en la entrada de ese recinto y los sujetos pedían 1 millón de dólares para liberarlo.

Transcurridos tres días, los secuestradores permitieron que hablara con sus padres.

“Ayudame, papa, no me dejés morir”, apenas alcanzó a decir, así lo recuerda su mamá, de iniciales A.R.F., de 50 años.

Han pasado ocho años de ese amargo episodio y la mamá del universitario recuerda que el día del secuestro su hijo le había expresado que andaba ardor en la garganta. Por eso se fue sin desayunar, pero ella le dio dos pastillas para que se las tomara.

A las pocas horas, compañeras de estudio de su hijo le avisaron del caso y así pasó aquella angustia durante ocho días.

Después de tres días, ya no volvieron a tener contacto con los secuestradores.

Según A.R.F., la Policía dispuso de 250 policías de civil para rastrear a su hijo.

“Nosotros no gastamos más que en otra cosa que en carros (rentados) pero por lo menos la Policía nos ayudó, gastamos, pero anduvimos en todos los lados buscando, parece que eso a ellos los presionó”, detalló.

Cuenta que su hijo fue liberado por un secuestrador que incluso le regaló 200 córdobas para que regresara a Managua, ya que lo habían trasladado a Telica, en el departamento de León.

“Te voy a dar 200 pesos, aquí amanecés y mañana te vas en un bus, te acostás abajo (en un puente) yo voy a pegar dos disparos y subo corriendo haciendo cuenta y caso que ya te maté”, le habría dicho el secuestrador al universitario.

El joven cumplió con las orientaciones y al amanecer agarró un bus hasta encontrarse con su familia.

“Te digo, halló un ángel, que ese ángel le tocó el corazón a esa persona (secuestrador) y dijo ‘no lo voy a matar’”, agregó.

Seis sujetos pertenecían a esa banda y pagan condenas.

El universitario no aguantó hambre e incluso le daban leche, recuerda esta madre.

Secuestros
Policía desarticula banda de falsos policías que ejecutaron más de cinco robo, acusados de secuestro, robos y crimen organizado. HOY/Archivo/Wilih Narváez

Save

...

NOTAS RELACIONADAS