Niños de comunidad Dírita aprenden en creativo proyecto

Infantes aprendieron a elaborar huertos y máscaras donde reflejaban el cambio climático

Keyla Camila Murillo Meléndez, de 12 años, es estudiante del colegio Dirita, ubicado en la comunidad del mismo nombre, en el municipio de Ticuantepe, Managua, y ella al igual que otros alumnos tuvo la oportunidad de participar del proyecto “Mi huerta colorida” que incluía la elaboración de máscaras con materiales reciclados.

Keyla elaboró una máscara para reflejar los cambios climáticos. “Lo que quise reflejar fue (la) falta de sol, por eso utilicé el (color) negro y por eso en mi máscara abajo hay varias fábricas que tiran humo y también usé color amarillo. Nos pusieron varias cosas para que hiciéramos las máscaras, como tijeras, cartones, colores”, expresó la estudiante.

Los alumnos también participaron en la elaboración de un huerto donde lograron conocer más acerca de las plantas y diferentes cultivos que se pueden cosechar.

El proyecto de las máscaras y el huerto fue gracias al financiamiento del Centro Cultural de España en Nicaragua (CCEN) y al organismo Habilidades Manuales (Samu).

Ezequiel D’León Masís, coordinador de Samu, manifestó que el proyecto fue para que los menores aprendieran cómo mejorar la producción de algunas plantas y también para que pusieran en práctica la creatividad.

“Esta conciencia ambiental del cambio climático hay que trabajarla de manera horizontal con niños y niñas que están a punto de salir, que se están abriendo posibilidades de tomar una carrera técnica o a quedar trabajando con la tierra en la comunidad, entonces es importante crear conciencia de que en primer lugar la generación del propio alimento es una garantía o herencia que han tomado desde sus familias”, manifestó D’León.

Diferentes máscaras mostraban las consecuencias para la tierra del cambio climático. Priscila Gómez
Diferentes máscaras mostraban las consecuencias para la tierra del cambio climático.
Priscila Gómez
Niños de Sexto grado del colegio Dirita participaron en la elaboración de máscaras y huertos por medio de un proyecto. HOY/Priscila Gómez

Los padres de familia se mostraron contentos con el proyecto que llegó a la comunidad porque sus hijos han aprendido nuevas técnicas para trabajar la tierra.

Taller

Los estudiantes que participaron fueron de sexto grado de primaria y también estuvieron presentes en un taller de escritura imaginativa, que con solo algunas palabras que facilitaban los representantes del proyecto, los niños tenían que hacer lecturas siempre enfocados en el cambio climático.

“Desde que el proyecto inició mi hija andaba alegre porque eso le gusta a ella, eso de trabajar con materiales, entonces yo siempre la apoyé y me gusta que haya aprendido porque eso fue su idea, su creatividad”, manifestó Juana Maltez, madre de familia.

”Me gustó mucho trabajar en la huerta y aprender en los siembros y hacer el abono. Trabajamos con pepinos, tomates y plantas medicinales, fue muy bonito“.
Leonardo Sánchez, estudiante
Leonardo Sánchez, estudiante
”Muy pocas veces en la comunidad se han dado estos proyectos y agradecemos porque los niños se han desarrollado en ese tipo de proyectos y han logrado aprender lo que no les enseñamos en las casas”.
IDANIA Sánchez, madre de familia
IDANIA Sánchez, madre de familia

...

Notas Relacionadas