Comerciante aduce que lo obligaron a matar a Ana Karina Rizo

Confiesa que el supuesto autor intelectual del crimen lo amenazaba y hasta le ofreció dinero para matarla

Larry Antonio Alaniz Suazo prinicipal sospechoso de asesinar Ana Karina Rizo. HOY/Foto: Sara Ruiz

HOY

La Policía de Jinotega presentó a Larry Antonio Alaniz, de 26 años, como el responsable de asesinar a Ana Karina Rizo, de 33 años.

Alaniz declaró que el crimen lo hizo por encargo de Dewing Herrera García, quien le pagaría 10 mil dólares.

Se conoció que Herrera se encuentra detenido bajo investigación.

El presunto autor material dijo que era amenazado por Herrera para que cometiera el crimen y que hasta le pagaría los 10 mil dólares, dinero que nunca recibió.

Sin referirse directamente a los señalamientos de Alaniz, el jefe departamental de la Policía de Jinotega, comisionado general Marvin Castro, aseguró que las indagaciones siguen abiertas y “el caso no lo hemos cerrado, no está claro todavía el móvil del hecho… les ampliaríamos en los próximos días”.

Herrera, un regordete de 40 años, nacido en San Rafael del Norte y residente en el municipio de Jinotega, presuntamente en alguna ocasión fue compañero de trabajo de Rizo y Alaniz.

“Me amenazaban con mi familia, que me la iban a matar uno por uno y después, cuando yo me negaba, hasta me ofrecieron reales para que lo hiciera”, expresó Alaniz sobre Herrera, asegurando que eso habría pasado porque “la Karina lo estaba presionando de que le iba a decir a Bayardo Aráuz (antiguo jefe de ella) que él (Herrera) le robaba grandes cantidades de dinero”.

Sin embargo, antes de ser asesinada, Rizo trabajaba en una ferretería; en tanto, Alaniz se dedicaba a comercializar café. Según el sospechoso, ambos mantenían comunicación.

El jefe policial informó que el sospechoso tenía un arma de fuego y que encontraron en una camioneta abundantes manchas de sangre y fibras de cabello en el asiento del pasajero, además en otra camioneta hallaron una camisa de Alaniz, la cual estaba llena de manchas hemáticas, y en la vivienda se encontraron varios objetos relacionados con el caso, pero no especificó cuáles eran.

El día del crimen Rizo estaba cerca de su casa, cuando Alaniz la invitó a ir a un restaurante y cuando se dirigían al lugar, por el sector del Llano de La Cruz, le disparó a la mujer, para luego deshacerse del cadáver.

ERRORES

“Claro que sí, me arrepiento y le pido perdón a su familia y espero que me comprendan que todos tenemos errores en la vida”, fueron las escuetas disculpas de Alaniz.

Los vecinos de Dewing Herrera comentaron que él dejó de ser visto desde el viernes, y que era conocido en el barrio como un hombre tranquilo que vivía con su esposa y sus dos hijos.

...

Notas Relacionadas