Productores de Ometepe enfrentan grandes deudas

Pérdida de cosecha, deudas y falta de apoyo económico agobian a productores de Ometepe

La mayoría de productores están endeudados con microfinancieras y al perderse toda la cosecha no tendrán cómo pagar./FOTO: Manuel Esquivel

HOY/Rivas

La pérdida de miles de manzanas de plátano iniciando cosecha, falta de dinero para limpiar y resembrar, deudas con microfinancieras y prestamistas, además de otras obligaciones económicas, es el ambiente que viven más de 500 familias de productores en la isla de Ometepe.

El paso de la tormenta Nate hace dos semanas por Nicaragua dejó cuantiosos daños en varias zonas del país, pero principalmente en el departamento de Rivas, que incluye a Ometepe.

“Se nos cayó la cosecha, no tenemos dinero y este es el sustento de nosotros para pagar la comida, agua, luz; nos afecta demasiado”, se lamenta María Narcisa Ortiz, miembro de la cooperativa Alejandro Álvarez Trigueros.

Pedro José Mena, vicepresidente de esa cooperativa ubicada en la comunidad de Pull, jurisdicción del municipio de Altagracia, expresó que los 19 socios recibieron un duro golpe al perder las 80 manzanas de cultivo de plátano.

Las pérdidas no terminan con la destrucción; hay que pagar para limpiar y volver a sembrar./FOTO: Manuel Esquivel

“Estamos preocupados, no tenemos de dónde sacar dinero para pagar nuestras deudas con un banco, todo el plátano se vino al suelo, montones de árboles de madera preciosa de nuestra reserva de bosques se arrancaron, necesitamos apoyo del Gobierno para enfrentar este problema”, resumió Mena.

Platanales

“Realmente da tristeza recorrer los platanales de Ometepe, sobre todo en el municipio de Altagracia, donde está la mayoría de productores… da mucha tristeza ver los tallos con sus cabezas de plátano en el suelo”, relata Crecencio Ruiz Oporta, quien también perdió sus tres manzanas de plátano por los vientos de la tormenta Nate.

Aquiles Sánchez Juárez, presidente de la Asociación de Plataneros de Rivas (Aplari), dijo que en Ometepe un 60 por ciento de los productores lo perdió todo y el otro 40 por ciento solo tiene la mitad de sus cultivos buenos. En algunos casos perdieron más de la mitad de lo sembrado, pero al menos van a recuperar algo.

Sánchez explicó que la mayoría de isleños trabaja con el invierno y no cuenta con sistema de riego, por eso el plátano que más se cultiva en Ometepe es el de tallo gigante, el cual es más fácil que caiga con el viento, mientras que en los municipios de tierra firme en Rivas lo que se cultiva es plátano de tallo enano, y por eso les afectó menos.

Tallos débiles
Hernaldo García relata que en toda la zona de Pull, la destrucción de los platanales fue total, y entre él y su familia perdieron siete manzanas de plátanos.

“Aquí no quedó nada y los tallos pequeños que están ya no cosechan, porque viene el verano. Los pocos tallos grandes que no se cayeron, con los vientos de noviembre, diciembre y principio de año se caerán porque están débiles y van cayendo solitos”, explicó el productor.

 

...

Notas Relacionadas