Extiende su mano solidaria

Siempre que alguien lo necesita se traslada a su tramo y lo atiende sin costo adicional

HOY/ FOTO: Manuel Esquivel

HOY

Don Claudio Gadea se caracteriza por ser un hombre amable y eso le ha abierto las puertas para crecer dentro del mercado Oriental.

Gadea llegó hace 19 años a este centro de compras con la esperanza de hacer crecer su laboratorio. La buena atención y los precios asequibles ayudan a que los comerciantes y compradores lo describan como un hombre en el que sí se puede confiar.

El sueño de don Claudio es continuar dando a su familia una vida cómoda, por lo que cada mañana, antes de partir hacia el mercado, se encomienda a Dios.

“Todo en la vida cuesta, antes de llegar a este centro de compras luché por obtener todos mis equipos que conforman un laboratorio completo, trabajé en otro mercado, pero no me fue bien. Sin embargo no me di por vencido, hasta que un día, un amigo me dijo que me viniera al Oriental, le hice caso y logré conseguir mi tramo, lo acondicioné y desde entonces he venido luchando en contra de todo”, relata.

Buena relación

HOY/FOTO: Manuel Esquivel

Don Claudio ha logrado cosechar una buena comunicación con todos los comerciantes que tienen sus tramo aledaños a su puesto.

“Ellos saben que pueden contar conmigo en todo lo que necesiten, si un comerciante hipertenso por ejemplo, no tiene diez córdobas para tomarse la presión, con mucho gusto yo lo hago gratis si se requiere, de eso se trata, es lo que me ha permitido alcanzar mi éxito hasta el momento”, refiere.

Su experiencia en esta rama, lo ha dado a conocer en todo el mercado, por lo que también realiza servicios a domicilio a cualquier sector del centro de compras.

HOY/FOTO: Manuel Esquivel

“Si un vendedor está enfermo y necesita que se le ponga suero, ellos me llaman y yo llego, no les cobro dinero extra, porque yo comprendo que uno en este mercado a veces solo saca para la comida diaria, vive de los centavos. Desde que llegué a trabajar aquí he perfeccionado la solidaridad, no hay mejor paga que colaborar con el ser humano, que recibir su abrazo, su sonrisa”, alega.

Gadea indica que cada experiencia que ha vivido en el mercado Oriental lo han convertido en un hombre de valor, por lo que jamás ha pensado en retirarse de trabajar en este mercado, el cual considera una escuela, su segundo hogar.

Confianza en Dios
El señor Claudio Gadea, quien habita en el barrio Amanda Aguilar en el Distrito Cinco de Managua, subraya que para alcanzar el éxito en cualquier negocio se debe de aprender a sacrificar.

Asimismo, las personas deben de desarrollar el verdadero humanismo.

”Es importante que ayudemos siempre a nuestro prójimo, que lo respetemos, que dejemos de ser interesados y que luchemos cada día por hacer realidad nuestros sueños, si logramos tener confianza en Dios todo nos va a ayudar para bien, todo eso lo aprendí aquí, en el mercado Oriental”, puntualiza Gadea.

...

Notas Relacionadas