Joven panadero ha luchado desde pequeño y desea dar empleo a más personas

Aprendió de ayudante donde un amigo que después se enojó cuando puso su propio negocio

Danny Josué Amador Mora, de 24 años, desde muy pequeño empezó a sentir pasión por la panadería y poco a poco va agrandando su negocio. HOY/P. Gómez

Danny Josué Amador Mora, de 24 años, desde muy pequeño empezó a sentir pasión por la panadería y poco a poco va agrandando su negocio. HOY/P. Gómez

HOY

El mayor sueño de Danny Josué Amador Mora, de 24 años, es expandir su negocio y darle empleo a jóvenes. Sabe que lo puede lograr, pero con mucho esfuerzo y dedicación.
Amador es originario de la Costa Caribe, pero siempre ha vivido en el Anexo a Unidad de Propósito.

Cuenta que su abuela materna era de Puerto Cabezas, aunque nunca la conoció porque según él, abandonó a su mamá.

Desde que tenía 11 años miraba las dificultades que pasaban sus padres y sus siete hermanos, es por eso que decidió trabajar como ayudante en una panadería cerca de su vivienda.

Por las mañanas lavaba sartenes y en la tarde se iba a la escuela. Luego regresaba a la panadería a ayudar a hornear el pan.

Después de trabajar en ese establecimiento conoció a un amigo que tenía una panadería y ahí fue donde aprendió a hacer todo tipo de pan costeño.

A los 14 años decidió que ya podía iniciar un negocio propio por lo que se arriesgó junto con su mamá a realizar un préstamo para comprar una cocina para elaborar pan. HOY/P. Gómez

Inicios

A los 14 años decidió que ya podía iniciar un negocio propio por lo que se arriesgó junto con su mamá a realizar un préstamo para comprar una cocina para elaborar pan.

El amigo que tenía la panadería se enojó con Danny cuando puso su pequeño negocio porque le pareció desleal.

Pero esto no desmotivó a Danny y siguió con su negocio. Él hornea el pan y después lo sale a vender en el barrio.

“Al principio yo empecé con poco, me hacía 15 libras de harina y después lo salí a vender, mi mamá me ayudó con la cocina y después tuve otra, las mesas buscamos cómo improvisarlas y empecé a decir que tengo que salir adelante”, expresó Danny.

Actualmente tiene un horno donde hace pan y patí de lunes a sábado. Los domingos hace pizza y comentó que le va muy bien en su negocio.

Su sueño
Danny sueña con tener una panadería completa para elaborar todo tipo de pan y también una pizzería.

Se arrepiente de no haber culminado sus estudios. Llegó hasta segundo año de secundaria.

Actualmente tiene el proyecto de comprar una batidora pero esta cuesta 2,000 dólares. Danny ha trabajado como chef en algunos restaurantes.

Aprendió a cocinar de forma empírica, pero sabe que necesita estudiar para tener mayores conocimientos.

...

Notas Relacionadas