Huracán Irma podría generar más trabajo para migrantes nicas

Las remesas para el país podría aumentar en los próximos dado que los empleos mejorarán, principalmente la construcción

on muchos los nicaragüenses que se encuentran lejos de su tierra natal y emigraron hacia Estados Unidos buscando mejores condiciones de vida. HOY/Agencias

Jujania García es una nicaragüense que desde hace 16 años emigró a los Estados Unidos en busca de mejores oportunidades. Todo ese tiempo transcurrió normal, pero el pasado 9 de septiembre experimentó la zozobra más grandes que ha vivido por la llegada del huracán Irma a suelo americano.

“Dios, siento que mi casa se va a despegar y mi techo va a salir volando, el viento hablará de tantos sonidos que me hace”, escribió el pasado 10 de septiembre en su cuenta de Facebook.

Eso indicaba que ella se quedó en su vivienda ubicada en Miami, en entrevista vía telefónica con el Periódico HOY, indicó que decidió desafiar a la naturaleza y encomendarse a Dios, dado que en los albergues donde debía refugiarse no admiten mascotas y ella tiene dos y en ningún momento las podía dejar solas.

“Nosotros estábamos en zona de evacuación, aquí habían muchos refugios, pero en el caso de nosotros tenemos dos mascotas, entonces en ninguno de los refugios aceptan mascotas, por eso también nosotros decidimos no dejar la casa y nos quedamos en la casa preparados porque ya sabíamos que venía fuerte”, expresó García.

Al igual que ella, María Belén Chávez Padilla, originaria de León, también vivió la experiencia de este huracán, ella habita en Miami Dade y por varios días estuvo incomunicada.

Según Chávez, la situación se empieza a normalizar en cuanto a los supermercados que poco a poco se abastecen de productos básicos. La vivienda donde ella habita no sufrió mayores daños.

Algunos nicaragüenses temían ir a albergues porque no tienen sus papeles en regla. HOY/Cortesía

“Nosotros no sufrimos lo que era la inundación tan fuerte porque no estamos tan cerca de lo que es la playa, pero sí por ejemplo en el centro de la ciudad todo eso fue horrible porque los carros andaban prácticamente flotando”, explicó Chávez.

Como ella, son muchos los nicaragüenses que se encuentran lejos de su tierra natal y emigraron hacia Estados Unidos buscando mejores condiciones de vida.

La mayoría de los nicaragüenses tuvieron que moverse a albergues tras el paso del huracán y dejar por unos días sus bienes que con tanto esfuerzo han logrado conseguir.

Según Martha Cranshaw, directora de la Red de Migrantes, Nicas Migrantes, logró tener comunicación con varios de los nicaragüenses que se encontraban en el estado de Texas y comentó que todos están bien, no hubo víctimas.

“El más grande movimiento que hubo para los nicas fue en Houston, más que en San Antonio u otros lugares, otros lugares fuera de Houston tuvieron mucha lluvia, se inundaron, pero no tuvieron daños significativos, yo diría que el huracán Irma, lo que significó fue un desfase para la población migrante que se movió por varios días de un lugar a otro”, comentó Cranshaw.

Remesas a Nicaragua bajarían unos dos meses

Según el economista Adolfo Acevedo, la situación del huracán Irma puede significar más trabajo para los nicaragüenses y demás migrantes que habitan en el lugar afectado, debido a que se tiene que reconstruir las zonas y la mayoría trabajan principalmente en construcción.

“Habría que esperar el incremento en las mejoras de la construcción, eso puede implicar una mejora en las remesas (que envían los nicaragüenses al país), normalmente los nicaragüenses tiene una presencia importante en la construcción, de manera que el incremento en la actividad de la construcción podría representar una mejoría para las remesas en Nicaragua”, expresó Acevedo.

La mayoría de los nicaragüenses tuvieron que moverse a albergues tras el paso del huracán. HOY/Cortesía

Para Cranshaw los nicaragüenses que se vieron afectados deben esperar unos dos meses para estabilizarse y después continuar con su vida normal.

Manifestó que la mayoría de nicaragüenses que se encuentran en Estados Unidos tienen asegurados sus bienes y deben esperar a que la situación se normalice.

“Yo creo que en el caso de Florida, si va a haber una repercusión que oscile el equivalente de un mes, este tiempo puede ser que se retarden los envíos (de remesas) con respecto a esa situación hasta que todo el mundo haya asegurado si los seguros sobre el carro, la vivienda y todo lo demás ya estén normalizados y la gente sepa cuál es su situación”, explicó Cranshaw.

Remesas llegan de Estados Unidos

Según datos del Banco Central de Nicaragua (BCN) “las remesas recibidas por la economía nicaragüense ascendieron a 323.3 millones de dólares en el primer trimestre de 2017, continuando la tendencia positiva observada desde 2010, lo cual significó un crecimiento de 6.9 por ciento con respecto al mismo período de 2016 (US$ 302.3 millones)”, según la página web.

El flujo de remesas tuvo como principal emisor a la economía estadounidense (56.0%), seguido por Costa Rica (20.2%), España (9.6%), Panamá (5.9%), El Salvador (1.0%), Canadá y México (0.9% y 0.3% respectivamente).

El monto de remesas procedente de Estados Unidos ascendió a US$181.0 millones en el primer trimestre 2017, superando al observado en 2016 (US$169.1 millones), lo cual significó una variación interanual de 7.0 por ciento.

Según el economista Néstor Avendaño, las obras de reconstrucción de cualquier tipo representa crecimiento económico para el país donde se ejecutan y para quienes la realizan.

“Esto significa más empleo y por lo tanto yo diría más en el caso particular de Nicaragua más remesas familiares procedentes de los Estados Unidos para el país”, indicó Avendaño.

“Sin embargo hay un obstáculo, la política de inmigración del presidente Donald Trump, de acuerdo con sus palabras él piensa expulsar de los Estados Unidos a todos los inmigrantes indocumentados, creo que hay nicaragüenses en esa condición, pero son pocos, comparados a los inmigrantes del Triángulo Norte de Centroamérica, en este caso creo que el problema es más agudo para El Salvador, Guatemala y Honduras, pero para Nicaragua lo va afectar, pero tal vez muy probablemente en una menor magnitud, es por ello que yo preveo que las remesas familiares están acelerando su crecimiento porque muchos de los inmigrantes indocumentados están pensando que los van a sacar del país y están tratando de enviar lo más que puedan a su país”, finalizó Avendaño.

Una semana sin trabajar
Los nicaragüenses que vivieron el huracán Irma en Estados Unidos, tardaron una semana en regresar a sus trabajos y esto representa más de 40 horas sin salario.

Jujania García comentó que esto puede afectar unos meses sin que los nicas le envíen dinero a sus familiares.

”Desde una semana antes mucha gente no trabajó y esta semana del huracán mucha gente no fue a trabajar, entonces no hay dinero, entonces yo creo que sí ésto puede perjudicar”, expresó García.

Según el economista Néstor Avendaño, las labores de reconstrucción después del paso de un huracán tan potente como fue Irma, pueden tardar hasta años y esto seguirá representando más empleo.

 

...

Notas Relacionadas