La motito de los dulces los cuales los ofrece en varios barrios de Managua

Claudia Barillas vende todos los días postres que elabora

dulces, postres, Managua, chef, mujeres, emprendedoras,

A Claudia Siempre la acompaña su cuñada, Aniuska Naranjo, la que considera una hermana, entre ambas logran venderlo todo. HOY / Yaosca Reyes

HOY

“Tenemos atol, arroz con leche y Pío V. Salga ya que lo estamos esperando”, ese es el pregón que acompaña en su recorrido a Claudia Barillas Ríos, quien hace nueve meses emprendió su negocio de venta ambulante.

Su día inicia a las 5:00 a.m. con la preparación de los dulces, ya que dice que es mejor hacerlos el mismo día que se venderán para conservar fresco el sabor. Cuando los tiene listos, los acomoda en una caja que coloca en la moto que tiene y sale a buscar cómo ganarse la vida.

Como siempre todo inicio es difícil y el de Claudia no es la excepción. Recuerda que al comienzo solo la acompañaba un termo donde ponía algunos postres, luego lo ubicaba en su hombro y salía a vender. Su voz ya era conocida y con su buen trato y la calidad de sus creaciones logró conseguir clientela fija.

“Luego el Señor me dio una carretita y salía con él todos los días a la calle… poco a poco me fue mejor y hoy gracias a Dios tengo mi moto”, dice Claudia.

Regreso
Claudia está casada con un venezolano y vivió por 12 años en el país del sur. Estudió para ser chef de Cocina Internacional. Tiene dos hijos. La decisión de regresar a Nicaragua fue porque su mamá está delicada de salud.

“Mi mamá está muy enfermita y le supliqué a él (su esposo) que nos regresáramos para poder estar con ella en lo que Dios me deje estar a su lado. Él me siguió, así como en un tiempo lo seguí a él”, cuenta Barillas.

Su esposo trabaja en una empresa privada y le ayuda en el mantenimiento de la moto. Además de los postres, los fines de semana venden comida.

Recorrido

Recorre varios barrios capitalinos, entre estos Bello Horizonte, Santa Rosa, el Colonial, Carretera Norte, el Mercado Roberto Huembes, Ciudad Jardín, barrio Nueva Libia, Villa Miguel Gutiérrez, entre otros sitios, donde han aceptado sus postres.

“Muchas personas se asombran de verme en la calle vendiendo, pues yo me siento orgullosa de lo que hago, aparte que me encanta lo que hago y a parte soy chef de cocina internacional y me fascina dedicarme a esto… Esto es lo que hago, con esto mantengo a mis dos hijos, me gusta lo que hago”, expresa Barillas.

Después de las ventas de la mañana, regresa al mediodía a su hogar y vuelve a salir por las tardes con otra porción de productos. Termina la jornada entre 4:00 y 5:00 de la tarde.

...

NOTAS RELACIONADAS