Ojo con su salud, no la deje salirse de control

El ritmo de su corazón puede verse alterado por el exceso de trabajo. Es momento de tomar el control de su salud para evitar riesgos

HOY
Cuando termina la etapa escolar de primaria y de secundaria, llegar a la universidad es uno de los sueños más grande de todo joven. Toca elegir la carrera que en un futuro nos llevará por ese rumbo laboral que todos soñamos: ser ingeniero, médico, docente, son algunas de las aspiraciones. ¿Qué pasa cuando en esta etapa todo se sale de control?

En el mundo actual, agitado y exigente, los niveles de tensión y ansiedad están latentes a cada momento. El tiempo parece escaso y el trabajo cada vez es mayor.

Muchas personas se ven sobrepasadas por exceso de trabajo, un factor clave a la hora de desarrollar trastornos cardíacos.

Son muchas los colaboradores que hoy en día realizan horas extras en el trabajo. Más allá de restar tiempo de disfrute, esto podría representar un grave peligro para la salud y la probabilidad de sufrir ataques cardiovasculares.

No olvide que trabajar es bueno, pero no en exceso. Todo debe tener su límite.
Síntomas

Cuando se trabaja más de lo normal, el cuerpo comienza a resentirse y las señales no tardan en llegar.

Se comienzan a experimentar todo tipo de síntomas de fatiga y cansancio como dolor de cabeza, mareo, visión borrosa y dolor de espalda.

El problema es que muchas personas no dan la importancia debida a este tipo de señales. Una sola hora extra de trabajo cada día puede tener un impacto en la salud.

Normalmente se hace para responder a excesos de trabajo, perfeccionar las tareas, ofrecer soluciones a pedidos pendientes, o cobrar un poco más.

De esta forma se está poniendo gravemente en riesgo a la salud. El trabajo en exceso perjudica gravemente el ritmo cardíaco.

Consecuencias

La obsesión con el trabajo trae malas consecuencias. Las horas extras terminarán sirviendo tan solo para pagar los costos del médico. Ante todo, nunca hay que olvidar que la salud es lo primero. Por encima de pedidos pendientes, problemas con compañeros o encargados, etc.

Todo esto enlaza con la cuestión importante de la capacidad para desconectar. Es importante que los expedientes o casos que se manejan, en el caso de trabajos administrativos, médicos, jurídicos, etc., no se lleven mentalmente a casa.

Para una correcta desconexión, las actividades físicas deportivas y de ocio ayudan mucho. Una buena caminata durante media hora, un deporte, el gimnasio o una sesión de baile, pueden servir para despejar la cabeza. También hay otras actividades con un resultado similar: la práctica de meditación, la música, aficiones, etc.

...

Notas Relacionadas