Una joven dispuesta a ayudar a su comunidad

Realiza sesiones de rehabilitación sin costo alguno

Lisbeth Tercero García estudiante de Fisioterapia. HOY/Cortesía

HOY

En el barrio El Recreo, la mayoría de personas la conocen como la “muchacha que estudia Fisioterapia”, esto porque se dedica a realizar rehabilitación a sus vecinos cuando lo necesitan sin cobrar un peso.

Para Lisbeth Tercero García, de 23 años, quien estudia el tercer año de Fisioterapia en la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (UNAN-Managua), lo más importante no es el dinero, “porque al final yo siento que no es el dinero lo que me va a retribuir, sino la satisfacción de ver cómo esas personas se mejoran y la sonrisa que al final nos dan los pacientes”.

Cursa el tercer año de Fisioterapia, una carrera que es humanitaria, según Lisbeth, porque le permite ayudar a las demás personas sin importarle si tienen o no dinero para sufragar los gastos.

La carrera la eligió porque es deportista y practica la disciplina de balonmano, es por eso que pensó que podía ayudar a sus compañeros cuando tuvieran alguna lesión e incluso cuando sufriera algún daño.

Lisbeth Tercero García cuando participó como voluntaria en el asilo de ancianos de Masaya. HOY/Cortesía

Lisbeth ha participado como voluntaria en el asilo de personas de la tercera edad de Masaya, junto con un grupo de unos diez estudiantes brindaron compañía y terapias de manera gratuita.

“Visitar a estas personas me ayudó a crecer como persona y a sensibilizarme y querer más mi carrera y querer terminarla para ayudar a estas personas que están abandonadas”, mencionó Tercero.

“Nosotros tenemos que conversar con la personas, no es solo venir y darle la terapia, sino interactuar, ser sociable, amable y preocuparnos por la vida del paciente y lo que pasa día y día”, continuó.

QUIERE AYUDAR

Lisbeth considera que es necesario ayudar a las personas sin pensar en obtener algún beneficio, siempre y cuando se pueda.

En el barrio El Recreo ha realizado rehabilitación a personas que padecen parálisis facial, es una manera que encuentra de practicar los conocimientos que ha aprendido en las aulas de clases, además poder contribuir en la recuperación de las personas.

Lisbeth piensa participar en más voluntariados que realice la UNAN, sin descuidar sus estudios para ser una profesional y poder aportar un granito de arena a las personas que pasan dificultades y pueda atender.

Mayor demanda
Lisbeth Tercero García manifestó que la carrera de Fisioterapia ahora es más demandada por la cantidad de accidentes de tránsito que ocurren en el país.

Aunque quisiera que esto no ocurriera, reconoce que es una realidad y es en esos casos donde deben poner en práctica sus conocimientos.

“Ahora vemos que hay bastantes accidentes y hay mayor discapacidad en nuestro país, los accidentes que están dejando a muchas personas en sillas de rueda o con parálisis cerebral”, dijo la estudiante.

...

Notas Relacionadas