Los comerciantes viven un calvario todos los días

Cuando llueve el agua les llega hasta las rodillas

Jorge González, presidente de la Asociación de Comerciantes de Mercados de Nicaragua (Acmnic), ha mencionado que la prioridad actual es la construcción del nuevo galerón. HOY/FOTO: Manuel Esquivel

HOY

Los problemas de infraestructura que tiene la planta baja del edificio de la Zona Dos en el mercado Oriental, cada vez son más serios. Los comerciantes permanecen en este lugar por la necesidad y añaden que están cansados de lo mismo.

El martirio de estos marchantes aumenta cuando se aproxima la lluvia debido al mal estado del techo, ya que el agua les llega literalmente a las rodillas.

“Quisiera que los medios de comunicación se presentaran en un día lluvioso, que la gente y las mismas autoridades pudieran notar el desastre que aquí vivimos, tenemos que buscar la forma de que nuestras cosas no se las lleve la corriente, son chorros los que caen sobre cada local”, refiere la comerciante Deleana Reyes.

Proyecto

Jorge González, presidente de la Asociación de Comerciantes de Mercados de Nicaragua (Acmnic), ha mencionado que la prioridad actual es la construcción del nuevo galerón. HOY/FOTO: Manuel Esquivel

Reyes manifiesta que en muchas ocasiones le han manifestado a la Corporación Municipal de Mercados de Managua (Commema) del Oriental el problema, incluso han mostrado videos, pero no les hacen caso.

La vendedora indica que el galerón de las comidas ubicado a un costado de la zona, fue el único que tomaron en cuenta para realizar mejoras.

“Las autoridades no quieren invertir, no sabemos cuáles son esas razones, la gente anda hasta especulando cosas muy negativas, y es por el actuar de Commema, de la Alcaldía de Managua, quienes en vez de ayudarnos nos dejan a un lado”, expresa Reyes.

Señala que los trabajadores que realizaron el proyecto de mejoras en el galerón de las comidas dejaron hundida una parte del zinc que cubre su negocio, lo que provoca que la lluvia le caiga directamente sobre los productos que ofrecen.

“Son 62 años los que yo tengo, estoy llena de deudas, por eso no me he ido, Dios mucho nos adora al no permitir que un niño o las personas de la tercera edad seamos arrastradas por las grandes corrientes que aquí se forman”, detalla Reyes.

Evenor Toledo, quien también vende en este galerón, indica que la mala impresión que da el galerón provoca que los clientes no entren.

“Al parecer las autoridades están esperando que los pocos comerciantes que aquí quedamos también nos vayamos, que salgamos huyendo como las cucarachas, todavía no comprendemos por qué no quieren invertir cuando reciben todos nuestros pagos, no podemos continuar así, necesitamos una respuesta”, subraya Vallecillo.

Urge inversión
Los comerciantes de carne de este sector hacen un llamado a las autoridades pertinentes para que tomen en cuenta las necesidades que presenta el galerón.

“Cuando Commema te quiere vender un tramo te lo pinta bonito, no les importa si al final vas a vender o no, pero a nosotros sí nos interesa, necesitamos que nos mejoren por lo menos el techo para intentar vender en mejores condiciones”, señala Juan Vallecillo, comerciante.

 

...

Notas Relacionadas