“Chocolatito” piensa en la posibilidad de retirarse

Se coronó campeón mundial en las 105 libras, 108, 112 y 115, convirtiéndose en el primer boxeador pinolero en conquistar cuatro coronas.

Román González acumula ya ocho meses de ausencia. HOY/ Uriel Molina.

 

HOY

El cuatro veces campeón mundial nicaragüense Román “Chocolatito” González rompió el silencio tras ser noqueado ayer por el tailandés Sisraket Sor Rungvisai en cuatro asaltos en Carson, California, y aseguró decidirá con su familia, sobre todo con sus hijos, su futuro, sobre si se retira o no del boxeo.

“Ahora lo que haré es descansar, con mi familia, los niños, mi esposa. He tenido muchas peleas duras, entrenamientos de muchos meses. Lo que necesito es descansar. Cuando me levanté de la lona pensé en mis hijos, nadie sabe lo que iba a pasar en la pelea, muchos boxeadores quedan en coma, o se mueren y le agradezco a Dios estar bien de salud porque voy a ver a mi familia, mis hijos tomarán la última decisión (del retiro), pero retirarme es una posibilidad, ya le he dado mucho a Nicaragua”, explicó González al periodista nicaragüense Levi Luna.

González expresó que ya le dio mucho con sus títulos mundiales (4) al país.

El pinolero señaló que tras el nocaut, fue llevado al hospital realizado varios exámenes.

“Luego de la pelea fuimos al hospital , todo tranquilo, mi hicieron unos exámenes y todo salió bien, salí a las tres de la mañana, comí algo, dormí y todo bien”, agregó  González.

“Chocolatito” también se refirió al inesperado nocaut propinado por el tailandés anoche.

“Fue una mano que me golpeó mucho, una mano que me sorprendió demasiado, y así es el boxeo, me da mucha tristeza de haberle fallado a mi país, yo no quería fallar porque sé que cada vez que hay una pelea mía la gente se reúne en familia y eso me motiva mucho, disculpas por haber fallado”, confesó.

Román también defendió su preparación realizada en Japón.

“La condición física que tenía fue lo máximo, me levanté en la primera caída esa es la mayor prueba, fue un golpe corto en la quijada. Pensé en caminar, pero no es mi onda, y decidí morir con las botas puestas, así es el boxeo”, reiteró el pinolero.

Román aseguró que tampoco regresará a las 112 libras ya que es imposible marcar ese peso.

“Si vuelvo va a ser una pelea normal, quiero un quinto título y retirarme. Quiero entrenar a boxeadores, en Japón pagan muy bien, me he ofrecido para preparar boxeadores en Japón, no me da pena decirlo. No soy millonario, pero tengo lo necesario, tengo mi casa, muchos padrinos que verdaderamente me mantienen y que tienen mucho dinero, que me estiman mucho no porque estoy en el boxeo, que me quieren sin ningún interés. “, expresó Román, quien inició a pelear desde los 12 años de edad como aficionado.

Tras la derrota de ayer, la segunda en su carrera profesional, Román quedó con 46 victorias, dos derrotas y 38 nocaut.

Román se coronó campeón mundial en las 105 libras,  108 libras, 112 libras y 115 libras, convirtiéndose en el primer boxeador pinolero en conquistar cuatro coronas.

...

Notas Relacionadas