Terror en barrio de Estelí por sujeto que machetea a personas

Juez ordenó que sujeto debía ser atendido, porque tiene problemas mentales y padece de esquizofrenia.

Julio César Ruíz Moreno alías “Julio Loco”, mientras era detenido. HOY/Foto: Cortesía

Este fin de semana fue visto nuevamente Julio César Ruíz Moreno de 23 años, en el barrio Rosario Murillo al norte de la ciudad de Estelí, después de que estuvo detenido por el ataque con un machete a varias personas que participaban de un culto en la iglesia evangélica de esa localidad.

“Julio Loco” a como es conocido en dicho sector, ingresó la semana pasada a la iglesia evangélica Camino de Santidad y como si estuviera “endemoniado” agredió con un machete a cuanta persona pudo alcanzar.

Héctor Samuel Rivera García de 24 años, María Antonia López García de 40, y Javier Arauz de 60 estaban de rodillas en la iglesia elevando sus oraciones a Dios, cuando de repente sintieron la fuerte agresión que les propinó el hombre armado que se introdujo al templo.

Según algunos evangélicos, “Julio Loco” llegaba a la iglesia y a pesar de sus antecedentes no esperaban esta reacción adentro del templo donde fue neutralizado por varios hombres de la congregación que pidieron el apoyo de la Policía.

SECUELAS

Algunos dirigentes del barrio como Leonardo Martínez nuevamente han advertido sobre el peligro que representa Julio para las personas que habitan en el barrio, ya que otro adolescente estuvo entre la vida y la muerte y quedó discapacitado por la agresión con machete que le propinó Julio César Ruíz Moreno.

La agresión al adolescente de iniciales J.O.L. de 16 años, ocurrió a inicios del 2016. Por dicha agresión Julio César Ruiz Moreno fue detenido, procesado y encarcelado, pero luego las autoridades lo mandaron a valorar por lo que determinaron que tiene una enfermedad mental.

La juez de juicio de distrito penal de Estelí, Elízabeth Corea ordenó al Ministerio de Salud darle seguimiento a este ciudadano que entre otras enfermedades mentales padece de esquizofrenia.

Fue enviado al hospital psiquiátrico, pero después de un tiempo regresó a su casa en el barrio Rosario Murillo con las recomendaciones de evitar que use drogas o alcohol que son factores que despiertan su agresividad.

Ante esta situación, habitantes del barrio, hicieron el llamado a las autoridades para que tomen cartas en el asunto porque esta persona es un peligro.

...

Notas Relacionadas