Yandi Fragela, un batero, cantante, percusionista y compositor caribeño

Actualmente forma parte de Manifiesto Urbano, además está enfocado en cosechar una carrera como solista

Asegura que Nicaragua es su segundo hogar. Foto: Cortesía

Confiesa que fue el amor lo que lo trajo de Cuba a Nicaragua hace un par de años, “una nica que conocí en Cuba me atrapó al punto de decidir dejarlo todo en Cuba, en mi mejor momento profesional, para venir a explorar nuevas experiencias a este hermoso país, que hoy se ha convertido en mi segunda patria desde mayo de 2010, cuando llegué para no irme nunca más”, agrega Yandi Fragela, un joven de 34 años, apasionado por el arte.

Comenzó en la música por pura casualidad, jugando con amigos del barrio a hacer un grupo musical que se llamó Cáliz, en el cual fungió inicialmente como cantante y compositor principal, a la edad de 14 años y con el cual tuvo la oportunidad de participar en varios festivales jóvenes de la isla. Su pasión por la música es muy versátil, pues ha pasado de ser batero a cantante, percusionista y ahora compositor.

“Cuba es un gran ejemplo cultural para el mundo y doy gracias a la vida por parirme en esa bella isla. He participado en cerca de 2,500 conciertos a lo largo de mi carrera (20 años ya) incluyendo festivales, tuve la oportunidad de visitar y compartir la música y la vida en varias países del mundo como Cuba, Ecuador, Nicaragua, Francia, Suiza, Holanda, Suecia, Dinamarca, entre otros”, menciona el cubano.

Lea: Marlin de la Salsa “la sacó del estadio” con el tema del Pomares

Fragela actualmente forma parte de Manifiesto Urbano, además está enfocado en cosechar una carrera como solista. “Mis planes son seguir haciendo y siendo lo que soy y que no es otra cosa que arte en todas sus dimensiones, seguir colaborando con los artistas nicas y tal vez tomar un poco más en serio mi faceta de solista. Además estoy grabando material nuevo de lo que sería mi primer disco y también contemplo regresar a mi bella patria”, enfatiza el artista.

Legado
Yandi cuenta que no tiene otra ambición más que la de dejar un pequeñito legado personal de lo que es hoy como persona y artista. “Deseo que en un futuro mis canciones puedan transmitir un poco de humanidad y buenas vibras, que hagan bailar, reír o enamorarse, y que no se pierdan todas las emociones bonitas o no tan bonitas, que dan forma al Yandi que soy hoy”, añade.

...

Notas Relacionadas