Compartir con los hijos siempre es una buena excusa

Enseñar a sus hijos cómo funcionan las plantas, crecen y fomentar en ellos la importancia de sembrar un árbol frutal o para dar sombra es muy importante.

Siempre es un excelente momento para plantar un árbol y despertar conciencia social en los pequeños. HOY/Thinkstockphotos.com

 

HOY

Muchas son las familias que los fines de semana se van de paseo fuera de la ciudad para disfrutar de lo bello de la naturaleza.

En esas salidas al campo con los seres queridos se destapa el tarro de las esencias, una maravillosa sensación y magnífico olor que nos encantaría llevarnos a casa.

Para que nuestros hijos puedan aprender el gran valor de la naturaleza, amarla, cuidarla y respetarla, es necesario que se acerquen a ella, que la sientan, que la experimenten, que la disfruten, que la huelan.

Conciencia social

Siempre es un excelente momento para plantar un árbol y despertar conciencia social en los pequeños sobre la importancia.

HOY/Thinkstockphotos.com

Plantar un árbol con los niños no es solo un símbolo, es realmente una gran empresa: una semilla, un árbol, una flor, un fruto, una gran sombra, aire puro y limpio, la belleza inigualable del paisaje.

Dejémosles hacer un agujerito en la tierra, manipularla, regar con agua y contemplar cómo crecen los árboles que una vez fueron plantados por ellos. Será un pequeño proyecto que les llenará de ilusión y les enseñará el valor del respeto a la naturaleza.

Enseñemos a los niños a valorar la naturaleza y a disfrutarla. Cruzar un río, comer a la sombra de una arboleda, trepar a una rama, subir montañas, recolectar flores y insectos, buscar piedras, hojas y flores.

Necesarios
Los árboles son los encargados de regular la temperatura, purificar el aire, proteger el suelo, son el hogar de otras muchas especies por lo que albergan ecosistemas y contribuyen a regular las lluvias.

...

Notas Relacionadas