Ivania Ninozka Mora Cano aprendió desde pequeña a cocinar

Ivania Ninozka descubrió su pasión por la cocina luego de sazonar un arroz

jinotepe, mercado, ivania, venta, comida, joven, experiencia

Los días para Ivania inician antes que salgan los primeros rayos del sol. HOY / Mynor García

HOY/ Carazo

En los mercados tanto de Managua como de los departamentos se observan a niños que acompañan a sus padres que son vendedores en sus labores diarias. Esta situación se da porque muchos comerciantes carecen de medios económicos para pagar a alguien que cuide a los pequeños.

Una situación similar vivió en su infancia Ivania Ninozka Mora Cano, quien ahora tiene un pequeño negocio de comidas en el mercado Jorge Matus Téllez de la ciudad de Jinotepe.

Esta mujer de contextura recia, habitante del barrio El Jicote 2, comenta que el trabajo como cocinera lo heredó de su madre y abuela.

“Yo fui criada en el mercado y mientras mi mamá trabajaba, a mis hermanos y a mí nos metían en unos canastos”, asegura la comerciante, quien tiene 34 años.

Estudios
Ivania, quien concluyó sus estudios secundarios, tiene una niña de un año la que deja al cuido de una hermana.

Confiesa que desea seguir trabajando para que a su hija no le haga falta nada. Su comedor está abierto al público desde las 7:00 de la mañana hasta las 4:00 de la tarde.

Las sopas en su establecimiento cuestan 55 córdobas, el plato de comida que comúnmente se sirve en el almuerzo 50 y los desayunos 40.

Primera experiencia

Como a los 12 años —recuerda Ivania— cocinó un arroz y le quedó bueno, esa fue su primera experiencia en el arte culinario. A esa edad ya cortaba en trozos pequeños los perecederos que se usaban en la comida del día. Ella dice que aprendió a cocinar viendo lo que hacían su mamá y abuela.

En junio del año pasado, con el cruce de los comerciantes al nuevo mercado, Ivania tuvo la suerte de ser beneficiada con un tramo y se independizó de sus familiares.

Actualmente ofrece a sus clientes, una variedad de platos de comida seca y sopas que son las que tienen mayor demanda.

“Ofrecemos sopas de res, mondongo y albóndigas, también carne asada, cerdo, desmenuzada, pollo tapado, bistec, costillas, entre otros”, dice Mora, quien emplea a dos miembros de su familia.

La sopa de res, que es la más buscada, la elabora con recortes de orilla de costilla, hueso blanco y ubre de la vaca.

A las 5:00 de la mañana se levanta diariamente esta mujer para dirigirse al mercado a preparar los desayunos. Sus compras las hace por la tarde una vez que finaliza su jornada, asegura que nunca ha tenido un día de descanso.

...

Notas Relacionadas