Complejos que afectan a los infantes desde temprana edad

Hay ciertas conductas o signos de alerta que nos pueden hacer sospechar que nuestro hijo sufre algún tipo de complejo, conozca cuáles son

Los complejos tienen consecuencias negativas en los niños. HOY/Thinkstockphotos.com

 

HOY

En esta viña del Señor hay de todo, gorditos, delgados, bajitos, altos, blancos, morenos, fuertes de carácter, otros débiles o sensibles… en fin la lista de cualidades por describirnos es larga.

En muchas personas, principalmente en los niños que les llamen “gordo”, “enano”, “negro”, “pecosa”, “dientón”, “inútil”, o gritarles que no pueden hacer esto o lo otro puede herirlos con mucha facilidad y convertirse en un complejo que van a cargar para toda la vida.

En la etapa de educación primaria, de los 6 años en adelante, los niños empiezan a construir y afianzar su autoconcepto y su autoestima y aunque no a todos los niños les afecta de igual manera, lo que los otros niños o adultos piensen de ellos, puede ejercer influencia en ese proceso de construcción.

Los principales complejos que se presentan en los infantes son de inferioridad y superioridad. HOY/Thinkstockphotos.com

El psicólogo Róger Alfredo Martínez explica de forma coloquial, que complejo “se refiere una persona que se cohibe, además presenta una marcada disconformidad con alguno o varios aspectos físicos o psíquicos de su persona, los que experimenta o percibe subjetivamente con sentimientos de minusvalía. Complejo es un conjunto de ideas o conductas manifiestas que el individuo presenta y que son basadas en la opinión que tienen de sí mismo que le generan la creencia de no poder hacer o realizar algo”.

De acuerdo con el experto, los principales complejos que se presentan en los infantes son de inferioridad y superioridad, estos aparecen debido a la forma en cómo son tratados en el hogar por los padres.

HOY/Thinkstockphotos.com

“Los niños humillados delante de las demás personas, sobre todo de sus amiguitos, se volverán reprimidos, tímidos, temerosos, incapacitados de realizar actividades que niños de su misma edad hacen con normalidad como bailar en una piñata, hacer amiguitos fácilmente, correr o andar en bicicleta en público etc. Por el otro lado un niño tratado con demasiada permisividad será un niño que sentirá que está por encima de la autoridad, de las normas y de las personas y allí aparece el comportamiento llamado del emperador, niños que arbitrariamente avasallan a sus pares…”, manifiesta.

No a todos afecta

Martínez apunta que no a todos los niños les afecta, ya que cada niño viene con una carga genética que es la base donde se va fundando una personalidad fuerte, entonces hay niños que no caen en este tipo de complejos por su misma condición inherente de firmeza que ha recibido.

“Es como su software básico por así decirlo, entonces algunos venimos más fuertes que otros y por ende cada niño se va configurando de forma diferente”, señala.

Hay ciertas conductas o signos de alerta que nos pueden hacer sospechar que nuestro hijo sufre algún tipo de complejo, y debemos darle la importancia que se merece.

“Nos damos cuenta cuando no realizan lo que otros niños a su edad hacen normalmente, por ejemplo no bailan en las piñatas por pena, prefieren estar solos habiendo grupos de niños jugando en el mismo lugar, les piden que hagan algo y ellos dicen que no pueden, aún cuando es algo simple y que fácilmente lo haría, se preocupan demasiado por su apariencia y como quedan ante los demás y si no hay un diagnóstico de trastorno psicológico entonces estamos hablando de un niño acomplejado que debe ser tratado”, revela el especialista.

Cómo les afecta

Los complejos tiene consecuencias negativas en los niños, por mencionar algunas:

Afectan su carácter y emociones, haciéndolos más sensibles o más irritables Les limitan y les impiden ser quien realmente son.

Generan una baja autoestima.

Afectan sus relaciones sociales y sus actividades cotidianas, sea en el colegio y entorno en que se desplazan día a día.

De qué forma ayudarlos

El psicólogo aconseja a los padres de familia ayudarle a los niños a entender que están en un proceso y que el mismo tiene su paso que generalmente es lento, pero que jamás deja de moverse.

HOY/Thinkstockphotos.com

“Entonces podemos ayudarle acompañándole en el proceso de ir ganando confianza en sí mismo poco a poco. Es un trabajo primero de ayudarle a reconocer que esa conducta acomplejada es únicamente una forma que él interpreta las cosas, luego está la fase de la motivación, o sea, decirle usted puede hacer esto o aquello y si te propones lo vas a lograr y verás que bien y libre te vas a sentir, por último el acompañamiento, necesitamos ir con él a hacer lo que necesita hacer para mejorar en su conducta acomplejada”, aconseja.

Fuente

Lic. Róger Alfredo Martínez, psicólogo clínico de Clínica Redemptoris Mater, calle nueva del cementerio 1 1/2 cuadra al lago. Granada, Nicaragua. Celular: 85849784.

https://www.guiainfantil.com/articulos/educacion/conducta/que-hacer-si-mi-hijo-tiene-complejos/

...

Notas Relacionadas