Secuestradores pedían 2 millones de córdobas

Uno de los secuestradores fue hallado muerto

Por el secuestro extorsivo en perjuicio de un adolescente cuyo padre pagó 320 mil córdobas por el rescate en Waslala, Región Autónoma de la Costa Caribe Norte, Álvaro Escoto Flores está siendo procesado y debe cumplir con la medida cautelar de prisión preventiva que este fin de semana le impuso una juez en Matagalpa.

Escoto presuntamente era miembro de un grupo que exigía 2 millones de córdobas por la liberación del adolescente Milder Alexis Benavides Gutiérrez, de 13 años, a quien retuvieron a las 8:00 p.m. del domingo 6 de agosto, en la entrada a la finca Los Ángeles, comunidad Piedras Blancas del municipio de Waslala.

De acuerdo con la acusación, el adolescente iba con su padre Bernabé Alexis Benavides Sobalvarro y el empleado de este, Yelsin Enoc Herrera Valverde, de 20 años, hacia la finca Los Ángeles, cada uno montado en una bestia.

Pero, en el portón principal de la finca, fueron sorprendidos por tres hombres, incluyendo a Escoto Flores y a otros dos identificados posteriormente como Abel de Jesús Rivera Herrera y Levis Escoto Pérez, de 19, los dos primeros armados con un revólver cada uno y el último con un machete.

Según la acusación, Escoto Flores alumbró con un foco y apuntó con el arma al productor Benavides Sobalvarro, ordenándole que se fuera a la finca porque estaban secuestrando al adolescente, a quien los otros dos hombres sujetaron hasta que el productor se fue montado en una mula, mientras que el trabajador Herrera permanecía con el grupo simulando estar retenido.

Herrera llegó diez minutos después a la finca de su patrón, llevando un manuscrito en el que los secuestradores pedían dos millones de córdobas “por la vida y liberación” del adolescente, advirtiéndole que no avisara a la Policía ni al Ejército porque lo tenían vigilado y que cuando tuviera el dinero llamara a un número móvil que le especificaban en la nota.

Los secuestradores se llevaron al adolescente hasta la cumbre del cerro El Zapote, a cuatro kilómetros de la finca Los Ángeles. Mientras tanto, el productor y su empleado fueron donde un vecino y de ahí a la casa de un prestamista en el poblado de Waslala, procurando obtener el dinero que exigían los maleantes.

Después de las 2:00 p.m. del 7 de agosto, Benavides Sobalvarro llamó al número indicado, manifestándole presuntamente a Rivera Herrera que solo tenía 10 mil dólares. “Déjeme hablar con el jefe”, habría dicho el hombre, quien minutos más tarde devolvió la llamada para decir que aceptaban esa cantidad y que la enviara con el empleado Herrera.

Según la Fiscalía, Herrera se fue en una moto a las 8:00 p.m. del mismo 7 de agosto, llevando los 320 mil córdobas. El adolescente fue liberado antes que el empleado supuestamente entregara el dinero.

Empleado había planeado todo

Herrera, dice la acusación, hizo creer a su patrón que “nada tenía que ver con el resto de los acusados y que era una víctima más, cuando en realidad él era la persona que estaba dirigiendo el plan previamente elaborado por él mismo”.

A las 6:00 p.m. del 8 de agosto, el cadáver de Abel Rivera Herrera fue encontrado en la comunidad El Guabo, “desconociéndose en este momento las particularidades de su muerte”, refiere la acusación, agregando que le encontraron dos celulares, en uno de los cuales portaba el chip con el número telefónico que le indicaron al productor Benavides Sobalvarro.

Herrera Valverde y Escoto Pérez siguen prófugos. En tanto, Escoto Flores enfrentará audiencia inicial el 25 de agosto próximo.

...

Notas Relacionadas