En pie de lucha

Don Uriel alega que su mayor virtud es contagiar de positivismo su entorno

En los 27 años que don Uriel Orozco ha trabajado como cambista en el mercado Oriental ha sido víctima de robo tres veces. Sin embargo, sus ganas de salir adelante prevalecen más que el miedo.

Antes de llegar a este centro de compras, don Uriel trabajó 11 años en el Ejército de Nicaragua, cuando le tocó retirar su indemnización por el tiempo que laboró en la institución, ya andaba pensando qué haría para mantener a su familia.

“Me dieron 900 dólares ese día, salí y me monté en una camioneta que trabajaba del mercado Oriental, hacia el barrio Camilo Ortega, en esa camioneta oí hablar a unos: ‘¡Hombre! y ¿qué es lo que está dando ahora?’, y el otro le respondió que era el dólar —compra y venta de la moneda—. Se me encendió la bujía y decidí venir al Oriental a cambiar dólares”, relata el señor.

Don Uriel refiere que el primer día como cambista ganó 20 dólares. “Llegué bien alegre a mi casa”, cuenta con una sonrisa en su rostro.

El segundo día no le fue tan bien. Un hombre se acercó a él para que le cambiara 520 dólares, la poca experiencia en el negocio lo enredó fácilmente y le dio 100 dólares de más al cliente.

“Mi familia me dijo que no siguiera en este trabajo, pero no me di por vencido, yo decidí continuar, tenía la corazonada que todo iba a salir bien después”, comenta el valiente señor.

Valor

HOY/FOTO: Carlos Valle

Don Uriel, quien se caracteriza como un hombre valiente, y positivo, refiere que la primera vez que le robaron perdió 20 mil dólares, después 4 mil dólares, y la última ocasión le arrebataron 1,520 dólares.

“Decidí empezar a trabajar con prestamistas y distintos bancos, aunque arranqué mal, aunque haya visto cómo asesinaron a un compañero que trabajaba conmigo, aunque me robaron, nunca dejé que el miedo se apoderara de mí, a la vez no tengo temor de nada, siempre estoy confiado, pienso en que Dios es quien me tiene aquí”, subraya.

Orozco dice que el motor que le da fuerza son sus seis hijos, a quienes ha intentado darles lo mejor.

“Los diferentes episodios que he pasado en la vida, solo me han hecho más fuerte, los comerciantes que me conocen saben que pueden contar conmigo, nos llevamos bien, me aprecian y esa es la mejor recompensa que puedo tener”, puntualiza.

...

Notas Relacionadas