Puerta de Bosawás

El macizo de Peñas Blancas es el lugar donde el verano dijo adiós

macizo peñas blancas

La cascada Arcoíris desde un mirador.

HOY

Exactamente en el kilómetro 195 de la carretera a El Cuá está la entrada al paraíso de Nicaragua: el macizo de Peñas Blancas y con ello una de las puertas a la reserva de Bosawas.

Dos horas de Managua a Matagalpa, de donde transcurre igual tiempo para llegar a ese punto, vale la pena la jornada.

macizo
El macizo de Peñas Blancas visto desde la carretera. Foto: Mario Mairena

Un kilómetro después de la entrada se llega al Centro de Entendimiento con la Naturaleza (CEN), donde le darán información de todo lo que encontrará en el lugar, partiendo de un clima que pareciera que el verano se perdió en ese punto de nuestra geografía, porque todo es permanentemente verde.

Scarleth Vanegas, administradora del CEN, señala que este fue creado para trabajar con personas de la comunidad en una red de experimentadores que se encargan de la producción de miel de abeja, mientras muchas mujeres lo hacen en la captación de fuentes de agua.

cascada macizo
Cascada El Sonoro en el macizo de Peñas Blancas.

 

Un vaso de miel pura de abeja, pero de verdad pura, cuesta de 100 a 150 córdobas, mientras un rico plato de comida lo encuentra entre 100 y 150 pesos.

miel abeja
La miel de abeja que se vende en el Centro de Entendimiento con la Naturaleza.

Vanegas reseña que el CEN se inició hace 17 años como centro de experimentación, el cual sirve de escuela y tiene enlaces con muchas universidades, cuyos alumnos llegan al lugar para reafirmar sus conocimientos en la práctica.
Señala que con la llegada del CEN se le dio un giro a la imagen del lugar, ya que antes la cascada Arcoíris se miraba desde abajo y ahora hay que subir el macizo para contemplar su belleza.

“Se han ido introduciendo algunas plantas como araucarias y 12 especies de bambú, el que sirve para hacer manualidades y muebles”.

Agrega que recientemente el CEN se ha lanzado como centro turístico con mucho por ofrecer y mientras explicaba este paso nos llevó a una cabaña donde una cama, adornada con un corazón y colores rojos, esperaba a una pareja de recién casados.

El CEN está dentro de los 116 kilómetros cuadrados de la zona, núcleo de Bosawas, cuyo nombre deriva del río “BOcay”, cerro “SAslaya”, y río “WASpuk” y es una puerta para entrar a la mayor reserva forestal de Centroamérica.
Dentro del macizo se encuentran atractivos turísticos como: la cascada Arcoíris, nombrada así porque debajo de ella siempre se mira un arcoíris, la cascada El Sonoro a 200 metros de las instalaciones, único punto donde se puede dar un chapuzón y una gran variedad de vegetación y fauna, lo que se comprueba al escuchar todo el tiempo los cantos de pájaros, gritos de monos y el sonido que emiten las chicharras que no es igual a las que se conocen en el Pacífico. “Son chicharras de invierno”, puntualiza la administradora del CEN, mientras se está en una estación que pareciera no irse del lugar.

cama macizo
Una cama espera a una pareja de recién casados.

...

Notas Relacionadas