La sirenita y el marino, un bonito cuento para leer en familia

Un cuento muy bonito y educativo para compartir con los más pequeños del hogar. Léalo detenidamente antes de irse a la cama

La sirenita y el marinero, conozca el amor que se tenían. HOY/Ilustración: Luis González

 

HOY

La sirena se llamaba Sofía, era bella y su cabello parecía de oro.

Una noche de luna llena pasó un marinero por la isla donde ella se bañaba, cuando la vio se fascinó por su belleza y le declaró su amor. Ella lo aceptó.

El marinero se llamaba Abraham y era muy apuesto.

Al poco tiempo se casaron en el mar, sus invitados fueron peces, tortugas, delfines, y las flores y mariposas de la isla. Después de la fiesta se fueron a su casa, pero en el camino encontraron un hueco muy profundo.

Sofía, que era muy curiosa, metió su cabeza y un extraño animal le sacó el ojo.

El marinero Abraham la llevó rápido a un hospital de la isla que se llamaba Sueño, donde la doctora le dijo:

—Aquí no podemos hacer nada.

Entonces, el esposo muy preocupado decidió llevársela en su barco a un país lejano donde le dijeron que su sirena había perdido el ojo. Y él se puso muy triste porque la quería mucho. Pero de pronto escuchó una voz del cielo que decía:

—No te preocupes, ella no va a perder el ojo.

Hubo un temblor muy fuerte, varias paredes se cayeron y a ellos no les pasó nada. Un doctor llegó a sacarlos del hospital porque aún temblaba y la trasladaron a otro lugar. Sofía no perdía la esperanza de no perder su ojo, pero tampoco ahí hicieron nada.

Entonces regresaron a la isla Sueño, donde los animalitos los recibieron con una canción que dice así: «La sirena nada y nada y no se ahoga». Y ella anduvo siempre nadando en compañía de su marinero hasta que un día le nació un nuevo ojo, entonces ella fue muy feliz con su amor.

La autora tiene 11 años de edad.

...

NOTAS RELACIONADAS