Celebran 42 años de la Misa Campesina

Emblemática obra musical será homenajeada por artistas nacionales este 9 de agosto

Misa campesina

FOTO: HOY/ Cortesía: Ricardo Acosta

HOY

Nació como “un verdadero parto doloroso”. Fue prohibida y considerada blasfema por el gobierno y la Iglesia, sin embargo, el canto popular del obrero y el campesino en los servicios litúrgicos se volvió común escuchar en los rincones de Nicaragua a partir de 1974, cuando nació la “Misa Campesina”, hace 42 años.

Desde su creación, la “Misa Campesina” ha sido catalogada como una de las obras más emblemática del cantautor Carlos Mejía Godoy que también fue traducida a ocho idiomas. Además coincide con el éxito que obtuvo hace 40 años cuando ganó el primer lugar del Festival Internacional de la Canción OTI, con “Quincho Barrilete”, la historia de aquel chavalo del barrio Open Tres.

Me siento feliz y orgulloso con este homenaje, porque celebraré con mi pueblo 42 años de la ‘Misa Campesina’ y 40 años de obtener el primer lugar en el Festival de la OTI con ‘Quincho Barrilete’”, dijo el artista ante la celebración que se realizará este 9 de agosto.

Inicios de la Misa

En 1974, “un grupo de cristianos encabezados por el padre Fernando Cardenal, y algunos cristianos laicos que no eran sacerdotes, nos planteamos la posibilidad de hacer una misa”, comenta Mejía Godoy. Misma que no se iba a llamar a como hoy se conoce, sino que estaba pensada para ser más acorde con esos valores de la llamada Iglesia Popular Nicaragüense.

Yo asumí esta responsabilidad, sin ponerme ninguna fecha, ningún objetivo en específico, sino en trabajar en la misa. A mí me pareció que tan importante era trabajar con un teólogo erudito como hablar con la gente, con el pueblo”, explicó el artista, quien al principio pensó en hacer un trabajo colectivo con otros artistas, pero solo algunos enviaron escritos y cartas.

Misa campesina
FOTO: HOY/ Cortesía: Ricardo Acosta

El somoteño logró reunirse con el compositor leonés Pablo Martínez Téllez y crearon el “Canto de los pájaros”, mientras él, se puso a trabajar en las primeras canciones de la “Misa Campesina”, y a pesar que debía viajar y cantar en otras regiones del país, no olvidó su encomienda, siguió componiendo con grabadora en mano, hasta que llegó a Solentiname a escuchar el “lenguaje sencillo, llano y espontáneo de los campesinos y pescadores, quienes hacían comentarios sobre los evangelios de la Biblia, cuando el padre y poeta Ernesto Cardenal oficiaba la misa”.

Después se integró el seminarista miskito, Anselmo Nixon, enviado por el párroco Gregorio Smutko para cantar el “Miskito Lawana”, un himno anónimo de la Iglesia morava.

Luego de la primera “Misa Campesina” en Solentiname, organizaron otra en la Plaza de los Cabros en el barrio Open Tres, hoy Ciudad Sandino, pero el ejército de Somoza con bombas lacrimógenas y disparos desalojó el lugar, tanto fue el alboroto que hasta los músicos se los llevaron presos.

Así nació la “Misa Campesina”, como “un verdadero parto doloroso”, compara el cantautor nicaragüense.

Verdadera obra

La obra incluye Canto de entrada, una recopilación de los Talleres de Sonido Popular; el Kyrie, mazurca segoviana en conjunto con “La perra renca”; el Gloria que contiene un son de toro; el Credo, recopilación de testimonios; Ofertorio, incluye una mazurca segoviana; Miskito Lawana, anónimo de la Iglesia morava; Canto de Meditación conocido como el “Canto de los pájaros”; el Santo, versión tomada de músicos jinoteganos; y el Canto de despedida.

El homenaje es este 9 de agosto, en la Sala Mayor del Teatro Nacional Rubén Darío (TNRD) a las 7:30 p.m. Entradas: 250, 200 y 150 córdobas

Carlos Mejía Godoy compartirá escenario con Los de Palacagüina, Schola Cantorum Rubén Darío y tendrá el acompañamiento de Camerata Bach.

...

Notas Relacionadas