Cuidado con la agresividad en sus hijos

Una de las más grandes dificultades que enfrentan los padres con los hijos es erradicar los comportamientos de agresividad

HOY
No hay peor vergüenza para un padre que enfrentar un berrinche de un hijo y quedar, a como dicen, “mal parqueado”. Peor el asunto, cuando no se tiene autoridad sobre el infante y demuestra actitudes de agresividad.

Un niño o niña con conductas agresivas es un problema que puede trascender a los padres, porque es un infante en descontrol.

Según la página guiainfantil.com, especialista en temas de niños, “la agresividad es un trastorno que, en exceso, y si no se trata en la infancia, probablemente originará problemas en el futuro, y se plasmará en forma de fracaso escolar, falta de capacidad de socialización y dificultades de adaptación”.

Por su parte, la doctora Alba Roni, psicóloga clínica, explica que toda persona nace con uno de los 4 temperamentos (flemático, colérico, melancólico o sanguíneo), esto significa que cada persona nace con un nivel de energía distinto para reaccionar a diferentes estímulos, lo que permite que haya mayor tendencia de agresividad en ciertos niños que en otros.

“Ahora, el factor familiar es sumamente importante en la educación de cualquier individuo, ya que cuando tenemos una familia tóxica, con agresividad, no podemos pretender que nuestros hijos no lo sean… muchos padres castigan a sus hijos por conductas que ellos mismos ejemplifican en su hogar”, expresa la doctora Roni.

Aunque señala que a veces los niños son agresivos desde el nacimiento, y en tal caso, no hay que descartar algún problema neurológico o psiquiátrico.

En forma general todos podemos ser agresivos, la tendencia existe de forma latente. Todo dependerá de la educación que tengamos.

Pataletas y más
“Un niño que se le permite hacer una pataleta para dormir, y el padre comienza a chinearlo para que no llore, es un buen inicio para este camino. No es que debemos ser déspotas con nuestros hijos, pero es bueno irlos educando desde bebés, enseñarles que tienen derecho a expresar sus frustraciones, enojos, etc., pero de una manera adecuada y lugar adecuado”, aconseja la especialista.

Los niños que empiezan a mostrar conductas agresivas hacen nido de este comportamiento en sus propios hogares y luego se extiende a la escuela, donde suelen comportarse mal con sus compañeros y profesores. Aunque, como todo ser humano que razona, se comportan mejor en ciertos lugares, donde por ejemplo conocen que no se les permite tener esos cuadros.

Por otro lado, hay factores extras que no hay que descartar, uno de ellos son los programas de televisión, videojuegos, noticias y películas con contenido agresivo que sin supervisión de los padres calan en los infantes, los estimulan a ser ansiosos, alteran sus nervios y por supuesto los anima a ser agresivos.

“Cuando permitimos los juegos con armas de juguete o peleas entre niños, también estamos incentivando en ellos ver como normal y posible algo tan dañino. Si queremos dar mensajes positivos en nuestro hogar, no permitamos este tipo de juegos”, estima la doctora.

Aconseja buscar ayuda de un especialista. Y en tal caso, como padres también deben ser tratados. No dé ejemplo que no quiere que su hijo repita, y cuide los límites y disciplina de sus hijos.

¿Qué no hacer?

Padres dando ejemplo de agresividad en sus hogares.

Maltratar el autoestima del infante.

Sobreprotección de los hijos.

Falta de disciplina.

Falta de comunicación, afecto y comprensión familiar.

Familias disfuncionales. Esto no significa que sean padres separados, sino que estando juntos hay roles no claros en la familia.

Fuentes

Doctora Alba Roni, psicóloga clínica.

 

...

Notas Relacionadas