Dos nicaragüenses entre las cinco víctimas de matanza en Costa Rica

Los cadáveres, entre ellos el de los nicaragüenses, fueron hallados el viernes por el cuidador de la finca, quien vive a una hora del lugar y avisó a las autoridades (policía y Cruz Roja)

La Fuerza Pública reportó la noche del viernes el hallazgo de los cuerpos de cinco personas, entre ellas dos nicaragüenses, en el patio de una finca ubicada en Monte Plata, en La Cruz de Guanacaste. HOY/La Nación de Costa Rica: Alonso Tenorio

Josué Bravo

HOY/Costa Rica

Al menos dos nicaragüenses figuran entre las cinco personas misteriosamente asesinadas, al parecer con escopetas en la finca Los Solís, un recóndito lugar de difícil acceso ubicado en Monte Plátano de La Cruz, Cantón fronterizo con Nicaragua, ubicado en la provincia de Guanacaste, según información preliminar de las autoridades.

Las víctimas son Isaías Bonilla, de 81 años; su esposa Paula Romero, nicaragüense, de 89, con residencia legal en Costa Rica; los hijos de ambos Wilberth y Walter Jesús, de 26 y 25 años, respectivamente; así como el yerno de los ancianos, el nica Carlos Pacheco, de 21 años.

Los cadáveres fueron hallados el viernes por el cuidador de la finca, quien vive a una hora del lugar y avisó a las autoridades (policía y Cruz Roja), mismas que empezaron a ingresar a las 3:00 de la madrugada de ayer, luego de recorrer a pie por la zona montañosa durante unas dos horas.

Alerta

El tanto, el director del Organismo de Investigación Judicial (OIJ), Walter Espinoza, recibió la alerta de los asesinatos desde el viernes a las 10:00 de la noche, pero fue hasta la mañana del sábado que una juez, dos especialistas en recolección de pruebas y seis personas más encargadas de los levantamientos del cuerpo; se encaminaron el lugar para verificar los hechos, dado la dificultad de acceso y los problemas de lluvia en la región.

Espinoza explicó a la prensa local que ayer buscaban un helicóptero para retirar los cuerpos del lugar y trasladarlos a la morgue judicial.

De lo contrario, dijo, serían sacados a caballo o cuadraciclos, porque el acceso a la finca es complicado.

El rumor de familiares y vecinos del pueblo, es que un grupo de seis personas armadas con escopetas ingresó a la finca y asesinó primero a los ancianos, quienes estaban solos; luego a los otros tres que regresaron a caballo luego de trabajar.

La matanza, de las cuales dos víctimas eran nicaragüenses, ocurrió en la finca Los Solís, un recóndito lugar de difícil acceso ubicado en Monte Plátano de La Cruz, Cantón fronterizo con Nicaragua, ubicado en la provincia de Guanacaste, HOY/La Nación de Costa Rica

La policía encontró perdigones de escopetas en la escena del crimen. Los cuerpos estaban en filas, uno de ellos esposado y otro tenía atado a la cintura una bolsita con una leyenda que indicaba una equivocación de las víctimas, al parecer escrita por alguno de los gatilleros.

No observaron robo

Las autoridades comienzan a sospechar que la matanza estaría vinculada al crimen organizado, porque no han observado robo en la finca.

La familia se dedicaba a la agricultura, precisamente al cultivo de maíz y frijoles, árbol de teca para madera y la crianza de ganado.

Sulay Ramírez Jiménez, un anciano vecino de la zona, dijo al diario La Nación que tenía 25 años de conocer a la familia asesinada, entre ellos a los nicaragüenses, y que el lugar donde vivían era muy peligroso, por ser una zona fronteriza donde transitan muchos desconocidos.

“Uno aquí debe tener mucho cuidado porque en realidad (en territorio) fronterizo puede suceder cualquier cosa, los vecinos del pueblo y sus familiares de aquí (en La Cruz) se daban cuenta de eso (lo peligroso del sitio), lo que pasa es que el señor era valiente y por la valentía uno a veces muere. Él no quería abandonar la finca, decía que vivía sobre la finca. La vida de ello era eso, la agricultura y el ganado, la madera de teca para sobrevivir”, declaró Ramírez.

...

Notas Relacionadas