Apasionada de la educación desde hace más de cuarenta años

Una maestra originaria de Juigalpa ama enseñar y a pesar de sus problemas de salud decidió continuar impartiendo clases a niños de educación primaria.

María Pichardo ama enseñar y lo hace desde que era niña con sus amigos de infancia, ahora cuenta con su escuela en el barrio Villa flor norte en Managua. Periódico HOY/ Teresa Bravo.

María Pichardo ama enseñar y lo hace desde que era niña con sus amigos de infancia, ahora cuenta con su escuela en el barrio Villa flor norte en Managua. Periódico HOY/ Teresa Bravo.

HOY

Enseñar es la vocación de María Teresa Pichardo, una mujer de 64 años que trabajó en la docencia durante cuarenta años y al ser jubilada quiso continuar, por lo que decidió fundar una escuela de educación primaria en su casa.

“Crecí en una pobreza, era una niña muy humilde y recuerdo que desde pequeña me gustaba enseñar, me ponía de maestra con los niños de mi barrio en Juigalpa, Chontales, de donde soy originaria”, cuenta doña María.

En sus inicios impartió clases en las zonas rurales de Juigalpa, al tiempo formó su familia y se trasladó a vivir en Managua donde estuvo trabajando con dos plazas como docente para poder salir adelante junto a sus dos hijos. “En un turno cubría una escuela privada y en otro una escuela pública y los fines de semana daba clases de reforzamiento”, comenta María.

“Al tiempo tuve una dificultad de salud debido a un desgaste en la rodilla por lo que me pusieron una prótesis y me sentí incapacitada, así que no pude regresar al centro en el que trabajaba en ese entonces, pero aun sentía las ganas de seguir enseñando y es ahí donde pensé en hacer la escuelita en mi casa”, dice.

En su centro atiende a un total de 75 niños y cuenta con la modalidad de educación inicial hasta sexto grado, las clases son por la mañana y por la tarde brinda reforzamiento.

María explica que por semestre le brinda becas a 10 niños.

 

...

Notas Relacionadas