Inician las fiestas en honor a Santo Domingo de Guzmán

Cientos de promesantes se dieron cita ayer para realizar el recorrido de la tradicional roza del camino, dando así inicio a las festividades de Minguito

HOY

Con alegría, devoción y fervor cientos de promesantes visitaron Las Sierritas de Managua para hacer el recorrido de la tradicional roza del camino, festividad que da inicio a las fiestas patronales capitalinas en honor a Santo Domingo de Guzmán.

Gloria Martínez, de 52 años de edad, originaria de Ocotal, quien participa cada año en las festividades de los managuas, aseguró que el mayor milagro que ha recibido es la sanación de un sobrino que había sido desahuciado en el Hospital “La Mascota”. “Yo le dije a Santo Dominguito, yo no te he bailado, te voy a bailar. Y en la Sala de Cuidados Intensivos yo me ponía a bailar y a cantar solita. Y yo decía, de esta va a salir mi niño y así fue”.

La fatiga provocada por el sol no hizo flaquear a los devotos, que fieles a la arraigada tradición, sin importar su edad o condición física, continuaron con paso firme rumbo a la Cruz del Paraíso, sitio donde el párroco de la iglesia de Las Sierritas, Boanerges Carballo, hizo entrega de la tajona a la alcaldesa de Managua, Daysi Torres, como muestra de agradecimiento por el apoyo recibido de parte de la comuna capitalina.

Momento en el que el párroco Boanerges Carballo entrega la tajona a Daysi Torres, alcaldesa de Managua/ FOTO: Carlos Valle

El promesante Arnoldo Montenegro relató que hace 10 años, durante el mismo recorrido, sufrió una golpiza que lo dejó inconsciente, pero continúa con la ferviente tradición y asiste cada a año a las actividades en honor a Santo Domingo.

La roza del camino es una tradición de los antepasados, quienes machete en mano rozaban la maleza que crecía en el camino donde pasaba la imagen de Santo Domingo. En la actualidad es solamente algo simbólico, pues ahora las calles están pavimentadas.

El padre Carballo señaló que se deben tomar en cuenta los símbolos de esta celebración y enseñarle a las nuevas generaciones el amor y la devoción a Santo Domingo, “que al finalizar las fiestas, aunque un poco rendidos, estemos contentos de haber celebrado una vez más a este santo, pequeñito entre nosotros, pero gigante en el corazón”, dijo el cura. Recalcó que “Santo Domingo es siempre ejemplo de compromiso cristiano”.

Al mismo tiempo, el religioso invitó a la población a vivir las fiestas con entusiasmo, alegría y mucho fervor. Hizo un llamado a las familias a cultivar el orden y a continuar con la fe en Dios para que intercedan por cada uno de sus devotos.

Sorpresa

El tradicional “Cacique Mayor”, representando durante décadas por Óscar Ruiz, participó de todo el recorrido de la roza del camino, a pesar de su crítica condición de salud.
Con voz pausada y movimientos lentos, Ruiz agradeció a Dios por haberle escuchado su pleglaria y permitirle participar en las actividades en honor al santo de su devoción.

La presencia del “Cacique Mayor” tomó por sorpresa a muchos promesantes, pues en 2016 se conoció que sería sustituido por otra persona debido a su condición de salud.

En ese momento, al participar de las fiestas agostinas, Ruiz sufrió una alteración en la presión arterial en el sector del Gancho de Caminos, razón por la cual fue atendido por socorristas y remitido a su casa de habitación en Monseñor Lezcano.

...

Notas Relacionadas