Madre e hijos que viven a la intemperie solicitan ayuda

Lo único que esta pobre mujer solicita es que le ayuden a conseguir un espacio dónde vivir con sus pequeños

HOY

Sus palabras se entrecortan al narrar la triste realidad que la envuelve, y no es para menos: esta pobre mujer deambula desde hace más de ocho días por las calles de Managua con sus dos pequeños, de 9 y 7 años.

Ángela Martínez, de 29 años, afirma que no tiene dónde vivir, ni qué comer. El lugar donde habitaba anteriormente es de un familiar y esta persona la echó a la calle sin importarle su situación.

“Desde el jueves a las 6:00 de la mañana me echó a la calle con mis pequeños, porque aunque esa señora sea familiar, no nos quiere. Yo he sufrido mucho en la vida, no tuve madre, ni padre; me crié solo con mi abuela, pero ella cree que me le voy a robar el terreno. Si estaba ahí (era) por necesidad”, cuenta esta desesperada madre.

Ángela por el momento se encuentra viviendo en una caseta al aire libre ubicada en Bolonia. Doña Vilma Roque le dio dónde pasar unos días.

“A mí me dan pesar los niños, a ella (Ángela) lo que más le preocupa es que los niños ya no están estudiando porque no tienen las condiciones económicas para mandarlos a la escuela, además como no tiene un lugar fijo dónde vivir, no los ha podido matricular”, agrega Roque.

La primera noche Martínez relata que la pasó en una estación de bomberos. Lo único que esta pobre mujer solicita es que le ayuden a conseguir un espacio dónde vivir con sus pequeños.

“Hace más de 8 días que ando deambulando por las calles, de parque en parque, pero Dios me envió dos ángeles (dos señoras) que me dieron espacio dónde quedarme en este parqueo, sin embargo solo me dijeron que podía quedarme temporalmente, por eso debo buscar dónde vivir”, explica Martínez.

Este es el parqueo donde habita Ángela y sus pequeños/ Foto: Mariela González

Esta mujer señala que no puede trabajar porque no tiene un lugar seguro dónde dejar a sus hijos, quienes ya han perdido varios meses de clases por la inestabilidad económica en la que se encuentran.

Ángela es madre soltera y no tiene el apoyo económico del padre de sus hijos. Doña Vilma es quien le ha brindado comida para sus hijos en los últimos días.

“Yo no quiero que me den una manzana de tierra, lo único que quiero es una esquinita de terreno para poder construir mi casita, aunque sea de plástico y de esta forma buscar dónde trabajar. Antes me dedicaba a lavar y planchar ropa ajena”, puntualiza.

Lea: Deseos de enseñar y compartir sus conocimientos de diseños

Para quienes desean ayudar a esta mujer y a sus hijos pueden llamar al número 8956-6990 o dirigirse a Bolonia, del antiguo Hospital Militar 1 cuadra al lago, 1 2/1 al oeste.

Sin condiciones
Dos mochilas cargadas de ropa, un viejo colchón y unas panas vacías es con lo único que cuenta Ángela en el pequeño espacio que doña Roque le brindó temporalmente en Bolonia.

“No tengo dinero para comprar comida, en este colchón viejo duermo con mis dos hijos y lavo en un pedazo de adoquín que encontré en este mismo parqueo, a veces no hay qué comer por eso me urge encontrar trabajo y un lugar estable dónde vivir”, afirma Martínez.

Ángela habitaba anteriormente en el barrio El Recreo. Asegura que esta no es la primera vez que su abuelita la corre con sus pequeños, por eso ya no quiere regresar a esa vivienda./FOTO: Mariela González

...

Notas Relacionadas