Comerciante del Oriental con ganas de superarse

Fausto Velásquez manifiesta que en el mercado Oriental ha vivido sus mejores años

HOY

Los comienzos de don Fausto Inocente Velásquez Robleto, en el mercado Oriental, fueron en una casa que alquilaba para su negocio. Su sueño de ser un comerciante exitoso empezó en 1990, cuando se dedicó a vender bicicletas. Al tiempo, la casa que ocupaba como su negocio en el mismo centro de compras la vendió su dueño y tuvo que buscar nuevos horizontes.

“Conseguí un espacio propio muy cerca de donde estaba vendiendo anteriormente, pero necesitaba otras cosas para poder mantenerlo, fue ahí que comencé con todo lo que es plástico, este negocio es muy viable, pues hasta el día de hoy nos ha mantenido”, refiere el señor.

Don Fausto, quien es muy querido por el resto de comerciantes aledaños a su negocio, relata que su establecimiento ha logrado salir adelante por el esfuerzo de su esposa y de cada uno de sus hijos.

“Aquí han trabajado mis cuatro hijos, tres varones y una mujer, quien hasta la fecha se mantienen al lado de nosotros, los demás ya tienen su vida hecha, uno también es dueño de tramo; todos están siempre al pendiente, pues saben que con este negocio les pudimos dar la educación que ahora tienen”, subraya.

Sacrificio

Velásquez, quien es originario del departamento de Rivas, expresa que su mayor satisfacción es saber que sus hijos son muy unidos y se apoyan en todas las facetas de la vida.

HOY / Uriel Molina

“Actualmente estoy muy enfermo, es Dios quien me da las fuerzas para que yo esté aquí todos los días”, expresa don Fausto.

Relata este humilde señor que la vida le puso una de las pruebas más difíciles de superar.

“A uno de mis hijos le detectaron cáncer, a raíz de eso, me tuve que ir a los Estados Unidos donde él vive, para poder cuidarlo, por todas esas preocupaciones me detectaron diabetes, esa enfermad silenciosa que me perjudicó otras partes de mi cuerpo, siempre fui un hombre saludable, pero así es la vida, además de los problemas económicos que nunca fallan”, cuenta.

Emprendedor
Don Fausto tiene 61 años, menciona que su mayor ilusión es continuar fuerte en el mercado Oriental, donde ha vivido los mejores 27 años de su vida al lado de su familia.

Actualmente vive en el barrio “La Mecatera”, Distrito Cuatro de Managua. Llega junto con su esposa e hija todos los días, a las 8:00 de la mañana al mercado.

Don Fausto describe que además de la diabetes, tiene problemas en los huesos, y está a punto de perder un ojo, pues a pesar de que ha tocado muchas puertas para lograr ser operado, está esperando que la voluntad de Dios se manifieste.

“Solo no hubiera podido lograr todo lo que me he planteado, mi esposa es una mujer única y maravillosa, siempre ha estado apoyándome, luchando para que yo siga adelante, por eso me considero un hombre afortunado, tengo amigos que me dicen que levante mis ánimos, pues hay personas que quizás con mis problemas de salud, ya no tienen ni sus pies, entonces eso es lo que me provoca levantarme todos días y venir a este mercado precioso, el cual considero mi primer hogar, pues aquí hemos dejado todo”, puntualiza.

personaje, oriental, venta, plástico,
HOY / Uriel Molina

...

Notas Relacionadas